El nuevo Atlético San Luis

ENTREGA SIN LÍMITE

rolex

Por: Rolando Jiménez

Cuando parecía que la injusticia y tristeza se apropiaban de la afición potosina, Jacobo Payán surge de nuevo –inevitablemente unido al futbol profesional desde 1967–, para darle un equipo de la División de Ascenso, adquiriendo la franquicia de “Los Tiburones Rojos” del Veracruz. En los 90 trajo al equipo Celaya para jugar como los “Auriazules” del San Luis en la 2a. División y en la fundación de la Primera A.

El “nuevo” Atlético San Luis, viene del nombre combinado de dos de los equipos profesionales de nuestra ciudad: Atlético Potosino y San Luis, buscando unir a todos los aficionados, como hizo a finales de los 90 con el equipo Atlético San Luis que tuvo en la 2a. División.

Como en toda empresa deportiva, esta debe tener una misión, visión, valores, filosofía, escudo, sobrenombre, slogan, mascota y uniforme, que sean acordes a la historia y a la estética. Un nutrido grupo de seguidores del Club San Luis y Real San Luis, que han formado la Asociación Civil: Preservación Histórica del Futbol Potosino, se han pronunciado por mantener las raíces y diseño de los mismos.

Dentro de la directiva que encabeza el hijo de Jacobo Payán, está Jorge Puga Arriaga, quien fuera integrante del Consejo, que colaboro con los Autrique en el Real San Luis, también fue directivo del equipo de beisbol “Tuneros” de San Luis de la Liga Mexicana e integrante de la Comisión Directiva del Club San Luis en la época Televisa. Sin duda alguna su aporte será valioso para los Payán y le dará credibilidad al nuevo equipo.

La inclusión del potosino Víctor “Harlem” Medina en el cuerpo técnico, nos da confianza en una buena marcha, porque lo conocemos desde que era un jovencito que jugaba en el equipo Materiales Cuauhtémoc, posteriormente su paso en el futbol profesional con el Atlético Potosino, Atlante, Veracruz y para finalizar su excelente trayectoria como futbolista en el Real San Luis, donde también compartimos su inicio como Director Técnico. Laboró en la organización de fuerzas básicas del Morelia, de ahí se fue como auxiliar de   Jesús “Chucho” Ramírez, en el logro del Campeonato Mundial Juvenil Sub 17 y en el Club América, siguió como auxiliar de Ignacio Ambriz y René Isidoro García en el Club San Luis, con la compra del equipo por el Grupo Icel se fue a Veracruz, para ahora retornar a su tierra.

La contratación más llamativa de jugadores, ha sido la de Adolfo “El Bofo” Bautista, su carrera siempre ha estado acompañada de la controversia, el singular futbolista que jugará para los “Tecos” de la UAG, Pachuca, Chivas, Chiapas, Chivas de nuevo y para los vecinos incómodos del Querétaro. El también mundialista de México en Sudáfrica ha sido el “blanco” de muchas críticas, como también de la estimación de Jorge Vergara, dueño del Guadalajara, que lo tuvo como su hijo pródigo, con resultados poco productivos.

Su desempeño irregular de las últimas campañas y la inactividad juegan en contra al hacer un pronóstico, si logra recuperar el ritmo de juego en la pre-temporada, su técnica lo puede sacar adelante en la División de Ascenso, donde se corre más y las entradas fuertes menudean. Si juega a un buen porcentaje de su capacidad será un referente del equipo y se quitara el estigma.

Muchos partidarios se manifiestan en pro del equipo, de dar su apoyo incondicional, hay que estar conscientes de que un equipo campeón, no se hace de la noche a la mañana, hay que tener paciencia con los resultados, lo que si debe ser inmediato es que los jugadores se entreguen en la cancha, independiente del mal llamado “amor a la camiseta”, el futbolista debe ser un profesional que busque siempre el mejor rendimiento.

Deseo lo mejor a la organización del “nuevo” Atlético San Luis, tienen experiencia y conocen perfectamente a la noble afición potosina, esta es muy fácil de complacer porque solamente esperan su ENTREGA SIN  LÍMITE.