¿Libertad de Expresión?

Por: Dora Enriquez M.

En México no hay nada que celebrar este día de “La Libertad de Expresión”, pues este derecho ha sido amordazado, secuestrado y silenciado por las grandes cúpulas del poder, pero también por la delincuencia organizada; tan sólo en el 2016 se registraron a nivel nacional  397 agresiones a periodistas, y en lo que va del presente año ya se ha reportado el asesinato de 7 periodistas de diversos estados en el país.

Esta situación ha alertado a todo el gremio de la comunidad reporteril a lo largo y ancho de todo el territorio mexicano, y si bien en San Luis Potosí no se han detectado casos de homicidios a periodistas, si se tienen quejas de abusos de autoridad, intimidación, acoso, u otro tipo de agresiones hacia periodistas, motivo por el cual integrantes de diversos medios de comunicación de la capital potosina realizaron este martes una protesta pacífica.

Reporteros, reporteras, fotógrafos, fotógrafas, camarógrafos y camarógrafas se sumaron al reproche generalizado que hay a nivel nacional, por la censura que hay hacia la libertad de expresión, la cual se ha hecho visible y tangible de múltiples formas, siendo la más agravante y preocupante los homicidios a periodistas, pero también por el abuso de poder que tienen algunos funcionarios u otras autoridades quienes han limitado o trasgredido de algún modo el quehacer periodístico.

Según se constata el artículo “Nada que festejar en el Día de la Libertad de Expresión”, publicado en la página www.debate.com.mx mediante una encuesta abierta al público en general, el 95% de los ciudadanos que opinaron, creen que el periodismo es una profesión peligrosa, solo el 5% restante opina lo contrario.

Lo anterior refleja que no sólo los reporteros tienen esta percepción de su labor, sino que la ciudadanía comparte este sentir, pues los hechos registrados este año donde se han asesinado o amedrentado a trabajadores de la comunicación son la prueba sustancial de la problemática que enfrenta el gremio.

Esta y otras múltiples inconformidades lograron congregar a un estimado de 70  integrantes de medios de comunicación en la Plaza de Armas de la capital del estado, donde los periodistas alzaron la voz y rechazaron categóricamente cualquier acto de violencia que frene o limite su quehacer periodístico.

En voz de los propios reporteros, señalaron los actos de los que han sido víctimas al ejercer su labor, y pidieron a las autoridades de los tres niveles de gobierno se permita continuar ejerciendo su labor mediante la cual únicamente se busca informar con apego a la veracidad a los potosinos.