PRI debe dejar ya simulación y complicidad con Duarte

CDMX.- Ante la muy probable extradición de Javier Duarte de Ochoa este lunes, el diputado Omar Ortega Álvarez demandó al gobierno federal priista dejar de simular y de ser cómplice del ex gobernador de Veracruz para en verdad recuperar los miles de millones de pesos del erario público que robó y desvió.

Tal como lo han demandado legisladores del GPPRD –él mismo desde hace casi un año-, insistió en que la detención y repatriación del ex gobernante priista no debe ser un espectáculo mediático en el que la Procuraduría General de la República (PGR) termine haciendo el ridículo -a sabiendas o no, queriendo o no-, tal como lo ha hecho en otros casos.

La responsabilidad de Duarte de Ochoa, como la de muchos otros mandatarios y ex mandatarios priistas –dijo Ortega- “es tan clara que deslumbra” y únicamente los funcionarios priistas no quieren verla porque se hacen los ciegos seguramente porque, ya en el “año de hidalgo”, muchos de ellos siguen cometiendo las mismas fechorías que su defenestrado correligionario.

Las pruebas de la criminalidad de Duarte y sus cómplices sobran. Está, por ejemplo, la grabación entre él y Tarek Abdalá Saad, su ex tesorero y hoy diputado federal, en la que ambos conspiran para robar a los veracruzanos mil millones de pesos para entregarlos a su partido, el PRI.

Está igualmente la reciente denuncia del actual Ministerio Público de Veracruz contra el también diputado federal priista Alberto Silva Ramos por el desvío de cuatro mil millones de pesos de varias dependencias estatales cuando era director de Comunicación Social, lo que habría perpetrado con Gina Domínguez, ex vocera de la administración de Duarte de Ochoa.

También están como pruebas las revisiones y denuncias de la Auditoría Superior de la Federación y, sobre todo, está la población veracruzana agraviada por los atracos del ex mandatario mediante obras y servicios que fueron presupuestados y nunca se realizaron, aun cuando incluso se presumió su entrega.

“Si de verdad le queda algo de decencia al gobierno federal priista y a sus correligionarios y aliados en el Congreso, deberían votar ya por el desafuero de Abdalá y Silva para que, junto con lo que revele Duarte, se logre la recuperación de los miles de millones de pesos que tanta falta le hacen a los veracruzanos en estos momentos”, señaló el parlamentario perredista.

De otro modo –dijo-, todo este cuento de la detención y extradición de Duarte no será más que otro fraude mientras se sigue con otros robos -como el recién evidenciado del Paso Express en Cuernavaca- para enriquecer y capitalizar a un grupo de priistas que pretenden ser grandes empresarios cuando dejen el gobierno y para financiar nuevamente campañas electorales de su partido para el próximo año, tal como lo platicaron en su momento Abdalá y Duarte.

El coordinador de Proceso Legislativo del GPPRD en la Cámara de Diputados advirtió que su bancada denunciará cualquier intento de burla a la población –en particular, la que contribuye a las finanzas públicas- con un “show” armado sobre la detención y procesamiento de Duarte, pues de ningún modo es admisible que se burle una y otra vez a esa ciudadanía con el robo de recursos que aporta ni que se le diga que habrá “nuevos recortes presupuestales” porque el dinero no alcanza, cuando en realidad se lo robaron y se lo siguen robando.

Desde luego, Duarte de Ochoa, como los otros ex gobernadores priistas prófugos o ya detenidos –agregó Ortega-, también debe ser procesado y sentenciado por los otros crímenes que se le imputan, entre ellos operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada, y también por los 17 periodistas asesinados y los tres desaparecidos durante su gestión.

El parlamentario perredista afirmó que sólo mediante un castigo ejemplar que incluya la reparación del daño a las víctimas de los delincuentes –lo que implica, entre otras cosas, la restitución de lo robado- habrá verdadera justicia y combate a la corrupción en el país.

“De otro modo, quedará claro que todo es otra simulación priista y eso no lo debe permitir la población, sobre todo cuando estamos en vísperas de discutir el presupuesto del próximo año y de entrar de lleno al proceso electoral presidencial”, concluyó.