Triunfa Sainz con burel de reserva; el suyo se atora en burladero

Gustavo Mares

Ciudad de México.- Dicen que ‘cuando te toca, aunque te quites; cuando no, aunque te pongas’. Así sucedió con Joselito Sainz, quien cortó la única oreja del festejo con el mejor burel de la tarde en la México, un ejemplar que no fue de ninguna de las ganaderías titulares de Xalmonto y Santo Toribio, que enviaron astados desiguales en juego y presentación. Fue un reserva de San Judas Tadeo, bueno aunque sin mucha fuerza.

Francisco Martínez, muy voluntarioso, palmas tras dos avisos; Mariano Sescosse, ovación tras un aviso; el español David Salvador, uno de los más destacados para lidiar un segundo novillo, ovación y palmas.

El máximo triunfador fue el potosino Sainz, apoderado por el maestro Manolo Mejía. El chaval, de 16 años de edad, actuó en segundo lugar con un astado de Xalmonto que saltó al callejón y se atoró en el burladero de picadores. Tardaron en sacarlo alrededor de media hora, pero no quedó apto para la lidia y lo sustituyó el de San Judas Tadeo, con el que Sainz dejó constancia de las cualidades que atesora y que ha ido puliendo poco a poco por su paso en provincia. A petición popular cortó un apéndice.

Lidió Joselito uno de los dos bureles en disputa para los triunfadores con el que no anduvo fino con los aceros y escuchó dos avisos.

En las infanterías destacó Juan Ramón Saldaña, quien saludó desde el tercio en el quinto de la tarde. La vez más reciente que un burel se atoró en ese mismo burladero de picadores fue en marzo de 2005, cuando confirmó la alternativa Luis Ricardo Medina ‘Pasión Gitana’.

De Santiago, vuelta en Guadalajara

GUADALAJARA, Jalisco.- La Plaza El Nuevo Progreso registró un cuarto de entrada. Se lidiaron novillos de El Garambullo, bien presentados y de juego desigual. Iván Hernández, ovación y silencio; el potosino Ricardo de Santiago, ovación y vuelta al ruedo; Marco Pérez, silencio en su lote.