Mejía Lira, palomeado por el “Caco” Leal, repetiría la ecuación Cándido-Martínez Loredo

Por: Elde Negro

Alejandro Leal Tovías quiere seguir los pasos de Cándido Ochoa Rojas, y siendo Secretario General de Gobierno también quiere imponer a alguien de su confianza como Auditor Superior del Estado en la figura de José Mejía Lira. Con el anterior, José de Jesús Martínez Loredo la institución se vio sumergida en su peor crisis producto de los compromisos del exsecretario general de gobierno y ahora diputado federal.

Mejía Lira, quien dijo a los diputados que en la pasada administración salió de la ASE porque no estaba de acuerdo en cómo se hacían las cosas, olvidó informarles que a su salida se llevó una liquidación por 281 mil 768 pesos, por solamente 14 meses de trabajo. “El tiempo me dio la razón”, dijo el candidato de Leal Tovías.

Lo cierto es que 14 meses fueron suficientes para que Mejía Lira se llevara 281 mil 768 pesos: aguinaldo por 107 mil 166.50 pesos; prima vacacional de 15 mil 309.50 pesos; 35 mil 789.79 pesos; indemnización de 147 mil 929.46 pesos; y 20 días pendientes 2015 por 23 mil pesos.
Si el padrinazgo de Leal Tovías a Mejía Lira no es suficiente para prender las alarmas y que los diputados investiguen y lo rechacen como auditor, basta recordar las irregularidades que persiguen al aspirante a la ASE y en las cuales, también, está relacionado Ochoa Rojas.

Vale recordar las irregularidades que Mejía Lira cometió como director administrativo de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado (SEGE) en 2012, cuando utilizó recursos por más de 91 millones de pesos del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB), para pagar bonos y compensaciones a personal no localizado por la Auditoría Superior de la Federación.

También pesaron sobre él denuncias por supuesta venta de plazas para maestros, sin embargo, nunca fueron aclaradas y después de ello fue enviado a la Auditoría Superior del Estado para librarlo de cualquier proceso en su contra, esto ocurrió en tiempos de Fernando Toranzo Fernández por indicación de Ochoa Rojas.

Lo grabe de este asunto es que la influencia de Ochoa Rojas sobre Mejía Lira, será determinante para que cualquier procedimiento en contra de la anterior administración de la ASE encabezada por Martínez Loredo, quede sin efecto, pues el ex auditor y su grupo cercano será protegido por Mejía Lira, consumando así un procedimiento más de simulación por parte de los diputados.

Debe quedar claro a los legisladores, el gobernador del Estado, la gente de la ASE y la opinión pública, la necesidad de que el organismo fiscalizador esté alejado de los intereses personales y de grupúsculos de dudosa reputación, los cuales utilizan las instituciones del Estado para beneficio propio.