Cerca de 21 millones de personas reciben tratamiento para el VIH

San Luis Potosí, SLP.- El acceso al tratamiento con antirretrovirales ha aumentado significativamente en el mundo, una tendencia que se debe sostener para poner fin a la epidemia de sida.

Con un régimen de antirretrovirales eficaz, las personas con VIH puede mantenerse sanas y tienen hasta un 97% menos de probabilidades de transmitir el virus, explica este lunes ONUSIDA en el informe “Mi salud, mi derecho”.

En junio de 2017, alrededor de 20,9 millones de personas tenían acceso a medicamentos antirretrovirales, 30 veces más que las 685.000 personas que recibían esos tratamientos en el año 2000.

En 2016, alrededor de 1,8 millones de personas contrajeron el VIH en el mundo, un 39% menos con respecto a los 3 millones de personas que se infectaron en el pico de la epidemia a finales de los años noventa.

Sin embargo, el informe señala que las nuevas infecciones por el VIH están aumentando a un ritmo rápido en los países que no han ampliado los servicios de salud y VIH a las zonas y poblaciones donde son más eficaces. En Europa oriental y Asia central, por ejemplo, las nuevas infecciones por el VIH han aumentado en un 60% desde 2010 y las muertes relacionadas con el sida en un 27%. En Guatemala, las infecciones por VIH han incrementado un 167% desde 2010, subrayó el domingo el Alto Comisionado de derechos humanos a su regreso de una visita al país centroamericano.

Para reducir las nuevas infecciones por el VIH y las muertes relacionadas con el sida, es preciso aumentar la inversión, insiste ONUSIDA, que estima el déficit de financiación para el VIH en 7.000 millones de dólares para 2020.

Según datos de la agencia, en 2016 1,8 millones de personas vivían con el VIH en América Latina. El número de nuevas infecciones por el virus no varió de 2010 a 2016. Un 58% de todas las personas que vivían con VIH en América Latina recibieron tratamiento en 2016.

El mismo año, cerca de 18.000 nuevas infecciones por VIH se produjeron en el Caribe De las 310.000 personas que vivían con el virus en la región, un 52% tuvo acceso a tratamiento.