La visita del Precandidato José Antonio Meade, a tierras potosinas no fue lo que se esperaban los priístas

Por: Marco Antonio Mena

La visita del Precandidato a la Presidencia de la República por el PRI, José Antonio Meade, a tierras potosinas no fue lo que se esperaba, dejo un sabor que aun no convence a los priístas.

A medio día de este lunes se reunió con la militancia priísta en el Auditorio Luis Donaldo Colosio, donde se volvió a presenciar el acarreó de personas provenientes de diferentes municipios de la entidad.

Gritos y porras al precandidato que animaban más un funeral, que un acto proselitista.

La corrupción fue el tema del que habló José Antonio Meade y cuya entrevista fue replicada en todos los medios locales, pero mientras él hablaba que erradicaría este mal que tanto aqueja a los mexicanos, el Gobernador de Chihuahua, Javier Corral, denunciaba como por investigar malos actos de funcionarios públicos, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto no le estaba destinando recursos a su Estado, los príistas no entienden la corrupción viene desde arriba.

Por la tarde, el priista tuvo una reunion denominaba “Diálogos con Meade” que de diálogos no tuvo nada, a ese evento también se llevó acarreados, entre los que se encontraban maestros de ambas secciones sindicales.

A quienes acudieron voluntariamente a fuerza del Sistema Educativo Estatal Regular (SEER), les sentenció la titular Griselda Álvarez, “ustedes solo escuchen, no vayan a decir nada, ni comentar nada”, los maestros fueron citados a las 5 de la tarde y tuvieron que esperar por más de una hora para tener estos “diálogos” que más que nada fue un monólogo.

Indignados los maestros salieron del lugar pues algunos afirmaban “hasta creen que nos hacen tontos, diciéndonos como está la educación”, “puras mentiras vienen a decir”.

En este evento y a pesar de la logística de acarreó los priístas no pudieron llenar el lugar, ya que se apreciaron varias sillas vacías.

Así de gris se vivió este lunes la visita de José Antonio Meade.