Prohibido ir en contra de Juan Manuel Carreras… ‘toman represalias’: José Jesús Sierra Acuña

AL PRESIDENTE DE MEXICO ENRIQUE PEÑA NIETO
AL CONGRESO DE LA UNION
A LA OPINION PÚBLICA NACIONAL
A TODAS Y TODOS LOS POTOSINOS

En septiembre de 2015, el gobernador Carreras pronunció un emotivo discurso durante el evento de su toma de posesión. En el declaró entre otras cosas, las siguientes frases: “Gobernaré sin complicidades, sin impunidad para nadie. Mi único compromiso será San Luís Potosí” “Restaurar la confianza en las instituciones implica también velar por el respeto a la libertad de expresión y por la integridad de quienes la ejercen, así como por la irrestricta observancia de los derechos humanos” “Gobernaré atento a la crítica de los potosinos”.
Pero hoy para este ciudadano que esto escribe, la historia es diferente.

Todo comenzó un 22 de junio del año 2017, cuando acompañado por un grupo de ciudadanos Vallenses, decidimos manifestar nuestra inconformidad contra el Congreso potosino. El escándalo de la ecuación corrupta era uno de los excesos que no estábamos dispuestos a tolerar. La diputada panista por Valles, Xitlalic Sánchez, anunció con bombo y platillo a través de los medios de comunicación, la celebración de una sesión del congreso en las instalaciones de la UASLP Zona Huasteca; por supuesto a muchos no nos gustó la idea de permitir que en nuestra ciudad se montara tan deprimente espectáculo legislativo, por lo que con días de anticipación, estuve convocando a los diputados a que en lugar de gastar el dinero público en ese teatro, consideraran donarlo a los bomberos de Valles y por supuesto, mi petición fue olímpicamente desestimada. Así entonces, fue como les restringimos su cirquito legislativo y les pedimos amablemente que se fueran con su pista a otro lado.

En los siguientes días fui informado por amigos trabajadores del poder judicial y de la sub procuraduría de Justicia, que algunas personas de gobierno habían solicitado informes sobre mis antecedentes personales; como no encontraron nada en los archivos, vino entonces la revancha en la persona de mi esposa en su centro de trabajo, y de una forma chacotera y más que vulgar le “fabricaron” una queja de tres madres de familia de la escuela donde ella se desempeña como maestra, y fue así como el día 11 de julio, el director de su escuela le informó que un día anterior, estas madres de familia presentaron una queja en la oficina del inspector general de zona, mediante la cual la señalaban de hablar por teléfono, de salirse con los alumnos al patio de la escuela, de platicar con algunas madres de familia por la barda de la escuela y hasta de atreverse a llegar a su trabajo en bicicleta. Con una rapidez no habitual en los procesos burocráticos de la Secretaría de Educación, 3 días después, es decir, el 14 de julio se celebró una reunión en la dirección de su escuela a la que acudieron las altas autoridades escolares, en compañía de una funcionario jurídico de la SEGE, a fin de desahogar un ACTA ADMINISTRATIVA POR INCIDENCIAS. Las pruebas que se recibieron en contra de mi esposa fueron los testimonios de las señoras que la acusaron;  por su parte, ella presentó como pruebas de descargo los testimonios de tres madres de familia de la misma escuela, 186 cartas que sus alumnos le habían entregado durante el año con frases como “eres la mejor maestra” “te quiero mucho maestra” “eres como mi segunda madre” entre otras; cartas que por un especial valor sentimental ella ha guardado de sus alumnos en los distintos años en que ha sido maestra, además de los libros de incidencias mostrando un serio problema de conducta de un alumno que es hijo de una de las señoras que la acusaron, así como sus programas de trabajo escolar. Una vez que fue desahogada la referida ACTA ADMINISTRATIVA, fue remitida a la capital del estado a fin de que se resolviera en el sector central de la SEGE. En todo este proceso, el sindicato magisterial y su líder Alejo Rivera, ni sus luces.

Posteriormente vino mi designación como miembro del comité de participación ciudadana del sistema estatal anticorrupción en el estado de San Luís Potosí, proceso en el que de inicio no tenía ningún interés por participar, pues he acudido en cuatro ocasiones a la convocatorias emitidas por el congreso para la renovación de los comisionados de la CEGAIP, ya que el tema de la transparencia me apasiona, y en esas 4 ocasiones desde que voy a la capital a inscribirme, ahí mismo me entero de quien será el seleccionado, pues ciertamente desde que se escribe la convocatoria, se tiene ya la “línea” del mandamás potosino y lo que hacemos los demás participantes, es engrosar el circo legislativo montado para el caso. Aun así y como tuve la palabra de los miembros del comité de selección que serían imparciales al momento de designar a los miembros del comité de participación ciudadana, por lo que, al 15 para las 12 envié mis documentos a San Luís, si, a ese SAN LUIS del más y mejor a donde debemos acudir irremediablemente para cualquier trámite los que vivimos en la huasteca. Un día después de haber participado en el reto Wirikuta de Real de Catorce, molido por los 100 kms que recorrí en la competencia y con un trofeo de un honroso tercer lugar obtenido, me presenté en las instalaciones del Colegio San Luís, para cumplir con el desahogo de la entrevista que me hicieron los miembros del comité de selección. Fue así como el 20 de noviembre del año pasado, apareció la lista con los nombres de los ciudadanos y ciudadanas seleccionados para formar parte del CPC; rápidos y furiosos, como en la película, fui bombardeado de inmediato con un misil salido ipso facto al asunto, donde se acusaba al CS de haberme elegido de manera ilegal, debido a que fui secretario del ayuntamiento de Aquismón y renuncié a ese puesto apenas 7 meses antes del proceso, asegurando que en la convocatoria se establecía un periodo mínimo de 3 años. Entonces comencé a recibir llamadas de personas que a la fecha no conozco, pidiéndome que “por el bien de San Luis” debía renunciar de inmediato, pero al consultar con varios colegas abogados, efectivamente el análisis de la convocatoria que hice previo a la entrega de mis documentos, difiere por supuesto del criterio que pretendían aplicar en mi contra; lo que realmente sucedió, es que “en el gobierno Carrerista” no esperaban que me seleccionaran, pues horas antes de la designación le hicieron llegar al CS una lista con las personas que debían conformar el CPC, a lo que debo reconocerlo, no accedieron los valiosos ciudadanos que lo conforman.

Desde la fecha de nuestra designación hasta el día de hoy, como miembros del comité de participación ciudadana hemos pasado por penurias, señalamientos de organismos empresariales, ninguneos de la autoridad y un gran desprecio por sentarse a trabajar con nosotros por parte de los miembros del Comité Coordinador, que son los titulares de la Contraloría General, de la Auditoria Superior, del Tribunal de Justicia Administrativa, de la Cegaip, de la fiscalía y del Consejo de la judicatura; la única ocasión en que acudieron a nuestra convocatoria dos titulares, el de la contraloría y el de la Cegaip, y dos representantes, de la Auditoria superior y del tribunal de justicia administrativa, fue para que el contralor general nos advirtiera que si no son publicados en el periódico oficial del estado nuestros nombramientos, para ellos carecemos de legitimación aun cuando la Ley del sistema estatal anticorrupción no lo dispone así, sin embargo a su decir, hay “otras leyes que si lo obligan”.

Aun así y a fin de darle continuidad a la formación del Comité Coordinador del SEA, hemos solicitado por diversos conductos la requerida publicación en el POE; hemos tratado de tener una audiencia con el gobernador o con el secretario general de gobierno y nada, nos queda claro que el no ser “a modo” del sistema de poder en este SAN UIS del más y mejor, nos cierra todas las puertas. De una manera desesperada acudimos a la capital del estado, pues tres de los miembros vivimos uno en Matehuala, otro en rio verde y yo en ciudad Valles, para sostener una rueda de prensa y tratar de que este gobernador que parece que no escucha, nos escuche, pero ni así logramos su atención. Traje por eso a la memoria las palabras pronunciadas en su discurso de toma de protesta: “Gobernaré atento a la crítica de los potosinos”. Sabíamos desde luego que no sería fácil el tratar de echar a andar un sistema anticorrupción en un estado sumamente corrupto, acostumbrado a la deshonestidad en sus instituciones y con funcionarios dedicados a los negocios a costillas del pueblo.

Pues así las cosas y en un afán de cumplir estrictamente con el estado de derecho, y al considerar que se está entorpeciendo terriblemente el inicio del sistema estatal anticorrupción, decidimos presentar una denuncia ante el congreso potosino, en contra de los seis funcionarios que se han negado categóricamente a la instalación del comité coordinador; una semana después, viene la maniobra represiva del gobierno Carrerista en mi contra y de manera imprevista y sin avisar, el pasado lunes 29 de enero de este 2018, le hacen llegar a mi esposa una notificación mediante la cual le comunican que se determinó en su contra una SUSPENSION DISCIPLINARIA EN SUELDOS Y FUNCIONES POR CINCO DIAS, como una supuesta respuesta o resolución al acta administrativa celebrada en julio del año pasado, pero cual sería mi sorpresa que al leer el documento de la notificación, resulta que la resolución de marras tiene fecha del 6 seis de noviembre del año 2017 y apenas hasta hoy, una semana después de haber presentado la denuncia ante el Congreso, “se acordaron” de la suspensión de mi esposa, Revancha? Desquite? Presión? Cualquier término se aplica. Al día siguiente por cierto, invité a los medios de comunicación para darles a conocer la situación, esa mañana asistieron los representantes de 10, de los cuales solo 2 publicaron la nota; muy acongojado uno de ellos me dijo al otro día: “pues es que ya sabes cómo son los de gobierno, pero entiéndeme, no es cosa de nosotros”… Me queda claro le dije, conozco a algunos de los “asesores” de comunicación de Carreras y sus “estrategias” para vetar y callar a quienes expresamos lo que no les gusta. El colmo del asunto es cuando dos días después, recibo en mi teléfono el siguiente mensaje de texto: “a ti que tanto te gusta el río, vas a amanecer flotando en medio culero…”

Vivir en el SAN LUIS del más y mejor es vivir con miedo. Es callarse lo que al mandamás no le gusta escuchar. Es acostumbrarse a vivir rechazado y vetado. Es tratar de sobrevivir a los caprichos de los poderosos. Es despertar cada mañana pensando en un futuro incierto en donde el progreso solo le pertenece a quienes hacen del poder público una forma de enriquecimiento personal. Es tener un gobernador que prometió mucho, y hoy está sordo. Es lamentar que aún falten tres años para que esto se acabe. Es saber que si algo me pasa, el aparato de justicia dirá que andaba en malas compañías o en actividades ilícitas. Es no perder la fe y seguir creyendo que un día, quizá algún día, tendremos mejores mandantes.

Pues así las cosas en el SAN LUIS del más y mejor.

ATENTAMENTE
José Jesús Sierra Acuña
Febrero de 2018
Ciudad Valles, S.L.P.