Los expertos en armas químicas de la OPAQ aún no han podido entrar en Duma, Siria: ONU

Damasco Siria.- La misión de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas que se desplegó en Damasco para investigar las denuncias sobre el uso de este tipo de dispositivos el 7 de abril aún no ha podido entrar a la zona, confirmó este miércoles el director de la OPAQ, Ahmet Üzümcü, durante una reunión en el consejo ejecutivo de la organización en La Haya.
El lunes la Autoridad Nacional Siria informó que, en virtud de los acuerdos alcanzados para permitir la evacuación de la población en Guta, los militares sirios no pueden ingresar a Duma y la zona se encuentra bajo el control de la Policía Militar Rusa.

“El Departamento de Seguridad de las Naciones Unidas (UNDSS) hizo los arreglos necesarios con las autoridades sirias para escoltar al equipo hasta cierto punto y luego para que la escolta fuera tomada por la Policía rusa”, explicó Üzümcü.

El equipo de seguridad de la ONU, que prefirió realizar una visita de reconocimiento de los sitios antes de que entraran los expertos, fue recibido en el primer punto por una gran multitud y se les pidió retirarse. Al trasladarse al segundo lugar, fueron tiroteados y se detonó un explosivo.

“El UNDSS continuará trabajando con la Autoridad Nacional Siria, los consejos locales en Duma y la Policía Militar Rusa para revisar la situación de seguridad. En este momento, no sabemos cuándo se puede desplegar el equipo de la misión en Duma. Por supuesto, solo consideraré dicha implementación luego de la aprobación por parte del UNDSS, y siempre que nuestro equipo pueda tener acceso sin restricciones a los sitios”, dijo Üzümcü.

El director de la OPAQ aseguró que el incidente resalta el ambiente altamente volátil en el cual su equipo tiene que trabajar y los riesgos de seguridad que enfrenta el personal.

Más de 40 personas fallecieron en un presunto ataque químico el 7 de abril en Duma, cuando esa zona cercana a Damasco seguía en manos de los rebeldes.

Estados Unidos, Francia y Reino Unido, que acusan a las fuerzas del presidente al-Asad de estar detrás del atentado, bombardearon instalaciones del régimen sirio el 14 de abril como represalia.

Siria y Rusia, su aliado, desmintieron cualquier implicación en lo ocurrido, acusaron a los rebeldes de inventar el supuesto ataque y reclamaron una misión de la OPAQ para investigar esos hechos.

Por otro lado, el enviado especial para Siria, Staffan de Mistura, ha anunciado un renovado impulso diplomático liderado por las Naciones Unidas para un “relanzamiento significativo” de las conversaciones intra-sirias.

De Mistura participa en “consultas de alto nivel con el objetivo de determinar de manera proactiva las opciones” para impulsar el proceso político facilitado por la ONU, tal como se pide en la resolución del Consejo de Seguridad 2254. Ese texto exige elecciones libres y justas para todos los sirios y una constitución revisada como base del proceso para poner fin al conflicto.

Desde enero de 2016, el enviado especial ha llevado a cabo varias rondas de negociaciones entre las partes en conflicto de Siria, la última se celebraron en Ginebra en diciembre de 2017, seguidas de conversaciones de Viena a finales de enero.

En lo que va de la semana, De Mistura se ha reunido con ministros de relaciones exteriores de varios países que participan en la cumbre de la Liga de Estados Árabes en Arabia Saudita y tiene previsto mantener conversaciones con altos funcionarios en Turquía este miércoles, antes de dirigirse a Rusia e Irán para más encuentros de alto nivel.

También se espera que De Mistura consulte a ministros europeos y altos representantes de los Estados Unidos en una conferencia en apoyo de Siria y la región, en la que se abordará el fortalecimiento del proceso político liderado por la ONU, que tendrá lugar en Bruselas la próxima semana.

La declaración de la Oficina del Enviado Especial se da después de que el Secretario General advirtiera el fin de semana pasado sobre el riesgo de que aumenten las tensiones más allá de Siria después del ataque de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido.

También este miércoles y ante la Asamblea General, la jefa del Mecanismo de Investigación de Delitos en Siria instó a los estados miembros de la Organización a cooperar con su organismo y apoyarlo financieramente.

“Los horrores sufridos por el pueblo sirio en los últimos siete años son imposibles de describir. La persistencia de la muerte y el sufrimiento, incluyendo recientes acusaciones sobre el uso de armas químicas, es un claro recordatorio de la importancia de la justicia para las víctimas “, dijo Catalina Marchi-Uhel durante la presentación primer informe del Mecanismo de Investigación internacional, imparcial e independiente sobre los crímenes más graves cometidos en Siria.

Aunque el Mecanismo no puede emitir acusaciones o juzgar, puede facilitar la rendición de cuentas en una gama de diferentes tribunales – nacionales, regionales e internacionales “ahora y en el futuro”, dijo Marchi-Uhel.

La jefa del cuerpo de investigación ha pedido a los Estados Miembros que apliquen cambios a sus marcos legislativos nacionales para facilitar la cooperación, compartir información relevante sobre los crímenes internacionales cometidos en Siria y considerar acuerdos para proporcionar protección de testigos y servicios de apoyo.

“De manera independiente e imparcial, el Mecanismo de Investigación hace de la protección de datos y la seguridad de la información una de sus prioridades clave”, dijo Marchi-Uhel.

El trabajo del organismo se lleva a cabo a través de un equipo de profesionales expertos en investigación, análisis, derecho penal, ciberseguridad y tecnología de la información y violencia sexual y de género.

Durante la presentación de su informe, la directora también destacó la importancia de un compromiso continuo con varias partes interesadas, incluidas las ONG sirias.

Marchi-Uhel hizo un llamamiento a los Estados Miembros para que apoyen la financiación del presupuesto ordinario de su Mecanismo de Investigación. Este último opera gracias a contribuciones voluntarias. Hasta la fecha, 38 estados y la Unión Europea han prometido que enviarán fondos y el Mecanismo ha recibido ocho millones de dólares de los catorce millones que necesita para operar en 2018.