Cinismo legislativo

Por: ELDE Negro

Los diputados tachados como corruptos, esos relacionados con la “ecuación”, los que simularon apoyos de gestoría, los que hicieron comprobaciones con facturas falsas y los que engañaron con la utilización de 80.5 millones de pesos procedentes de la Secretaría de Finanzas, ya se saben hundidos y por eso buscan, por la vía mediática, desacreditar el trabajo de la Auditoría Superior del Estado (ASE).

Ahora más que nunca la ASE tiene una oportunidad única e histórica de recuperar el prestigio que la anterior administración del órgano fiscalizador dilapidó, y justamente puede hacerlo con los casos que los diputados solaparon y de los que fueron cómplices, esto, siempre y cuando la Fiscalía haga lo propio.

Existe una versión dentro del Congreso del Estado que apunta a que los diputados citarán a la auditora Rocío Cervantes para que les aclare diversas dudas sobre las revisiones que el organismo que encabeza lleva a cabo en torno al caso de las obras realizadas con recursos provenientes de Finanzas y obtenidos mediante el artículo segundo transitorio de la Ley de Egresos 2017.

La realidad es que muchas de esas obras ni siquiera existen, increíble que los diputados quieran pedir explicaciones sobre algo que no hicieron. Es como si usted le encargara a un arquitecto que le construyera su casa, éste no lo hiciera y además desviara el dinero, pero luego él mismo fuera con otro miembro de su familia a pedir una explicación al respecto. Así de inverosímil suena.

Los excesos de los diputados han sido demostrados, documentados y denunciados ya por gente común y corriente y por la organización Ciudadanos Observando, y no es que ellos no sean “comunes y corrientes”, sino que es un grupo de personas organizadas que ha logrado contagiar sus prácticas de civilidad a otros potosinos que han abierto los ojos y han hecho notorio su descontento con el actuar de los legisladores.

La ASE está revisando obras y tiene la lupa encima de los recursos utilizados por los diputados, cosas que no les ha gustado dado que es un freno a sus excesos. Cuando votaron por Rocío Cervantes, pensaron que sería un títere como fue José de Jesús Martínez Loredo, quien junto con su camarilla dejó al organismo nadando en podredumbre.
Al ver que la Auditoría está trabajando en serio y que algunos de los legisladores inmiscuidos en las denuncias ante la Fiscalía están bajo un riesgo real de ser procesados, han intentado meter el asunto en el terreno mediático para desacreditar el trabajo de la ASE y de paso, golpetear a quien puedan para salirse por la tangente.

Existen filtraciones sobre que el Secretario de Finanzas José Luis Ugalde Montes, está detrás de la ASE en el tema de los diputados, versión cuestionable dado que él mismo ha ayudado a los diputados para que no se hundan más. Veamos.

Cuando los diputados pusieron en la Ley de Egresos 2017 el artículo segundo transitorio para auto asignarse 80.5 millones de pesos para “inversión pública productiva”, lo hicieron torpemente dado que no lo reglamentaron. En pocas palabras, querían que Finanzas les entregara 3.5 millones de pesos limpios a cada uno. Si con los recursos que deben comprobar están metidos en un problemón, qué hubiera ocurrido si utilizaban de forma discrecional estos recursos.

Entonces, se toparon con pared cuando Ugalde les pidió proyectos ejecutivos y autorización de los entes ejecutores para soltar los recursos, que incluso no pasaron por sus manos, sino que fueron directamente a los entes que realizarían las obras.

Con esto, tanto los diputados como Finanzas se amparaban en el sentido de que los primeros no recibirían los recursos, y la Secretaría no los entregaría a contentillo, sino con las obligadas autorizaciones. El problema estuvo en que los legisladores se arreglaron con los alcaldes y muchas de las obras que promovieron simplemente no se hicieron. El caso ya se investiga.

Bien harían los legisladores, algunos de ellos en campaña, en contratar un buen abogado, uno de verdad, y no buscar salirse por la tangente cuando ya se ven prácticamente perdidos gracias a su voracidad.

LOS BURROS

Tal alarde causó el baile de José Luis Romero Calzada con un burro en Villa de Arriaga que llegó incluso a las pantallas de TV Azteca, Televisa, y otros medios nacionales, que si bien son serios, lo pusieron en sus espacios dedicados al ridículo y la burla electoral. José Ramón Martell, asesor de José Antonio Meade, lo calificó como impresentable y de ahí soltó el hilo contra el priísmo potosino y Juan Manuel Carreras.

“El problema no es del indio…”, dijo sobre el presidente de PRI Martín Juárez, y vaya que la frase es acertada no solo para él, sino para funcionarios que utilizan horario de trabajo para hacer campaña, candidatos que se la pasan bailando y tirando su dignidad con cada paso que dan, y personajes allegados al Comité priista que un día cobran en gobierno y al siguiente andan capacitando a promotores del voto para comprometer el voto a favor del PRI mediante el condicionamiento de los programas sociales.

Como día Meade, “n’ombre, unos genios”…

CONTIENDA GANADA

Y en la elección de la capital parece que a los proyectos navistas no les alcanzará para derrotar a Ricardo Gallardo Juárez. El analista político Oswaldo Ríos, desmenuzó la elección en una entrevista con el portal huasteco Emsa Valles, en la cual, palabras más, palabras menos, responsabilizó al gobernador por el fracaso electoral que se viene para el PRI y para el PAN.

Ríos afirmó que el gobernador fue el responsable de que Xavier Nava obtuviera la candidatura en la capital por el PAN dado que ambos pertenecer al mismo grupo político-empresarial y el camino blanquiazul del exgallardista era el ideal dado que juntar al nieto del doctor Nava con el PRI de manera oficial hubiera significado un fracaso desde su nacimiento. Sin embargo, la campaña del multipartidista candidato no prendió al principio, no está prendiendo ahora y no va a prender después. A ver si al menos algo aprenden…

La otra candidatura en la que el mandamás del Estado metió la mano fue en la de Luis Mahbub —desliza Oswaldo Ríos—, pues al igual que Nava, es cercado al grupo empresarial de Carreras. Alguien sin identidad priista fue puesto en fórmula con Rebeca Terán, una mujer del viejo priísmo duro que poca paciencia le tuvo al empresario de los medios.

Por esto y otros factores, tal parece que el “gallardismo” será el gran ganador en la contienda del 1 de julio. Por un lado, en la lucha por la alcaldía van contra un falso navista, un morenista que no ha tenido un solo evento masivo en el que demuestre la cascada lopezobradorista a su favor, y una priista a la que detiene su equipo de impresentables entre los que se encuentra Mario García Valdez.

Por otro lado, un candidato a diputado federal que se enfrente a alguien que baila con burros, maneja un tráiler que por su puro costo y acondicionamiento seguramente habrá servido para rebasar los topes de campaña, y que su propuesta electoral se centra en compartir memes en las redes sociales.

Una verdadera vergüenza.