EL PAN ANTE UNA GRAN OPORTUNIDAD

Por: Elde Negro

En el PAN empiezan a levantar la mano algunos perfiles para la renovación de su Comité Directivo Estatal, y como ocurre siempre, existen perfiles que tienen ventaja sobre otros que a priori parecieran no ser tan fuertes, sin embargo el panismo en San Luis Potosí está en un momento crítico dado que no tienen perfiles visibles para la elección del 2021.

Entre los que se han mencionado se encuentra Jorge Lozano Soto, hijo del exalcalde de la capital Lozano Armengol y que en su momento rompió con el PAN por el simple hecho de que a su hijo no le dieron una candidatura. En una primera declaración, Lozano Soto ya dijo que de llegar a la dirigencia rompería con el PRD.

Otra que ha sido mencionada es la aún senadora y próxima diputada local, Sonia Mendoza Díaz, quien sí tiene la fuerza suficiente hacia adentro y hacia afuera para conseguir los apoyos suficientes, sin embargo su actividad en el Congreso del Estado podría significar un freno.

Es necesario que perfiles como ella, con la experiencia y reconocimiento, pongan toda su atención y se concentren en arreglar al dañado Congreso del Estado, se debe enfocar en ser factor de cambio para bien en el Legislativo, y sin duda, la actividad política como presidenta del Comité Estatal del PAN le demandaría tiempo.

Otro que algunos militantes panistas han mencionado es el exdiputado local, Miguel de Jesús Maza Hernández, quien tiene una carrera de más de 20 años en el partido y ha ocupado importantes espacios, además del Congreso del Estado ha participado en el Ayuntamiento de la capital en los trienios de Octavio Pedroza y Jorge Lozano.

Maza Hernández ha estado alejado de escándalos y participó en el pasado proceso interno para la elección de candidatos, donde fue superado por Ricardo Villarreal pero pese a ello, se mantuvo cercano a la campaña panista ponderando la institucionalidad sobre sus intereses personales, cosa que muchos de sus compañeros de partido debieran aplicar.

Situación similar a la de Sonia Mendoza es la que ocurre con Rubén Guajardo, quien se perfilaba para dar continuidad al proyecto que encabeza Xavier Azuara, sin embargo también será diputado plurinominal y deberá concentrarse en esa responsabilidad. Ya tiene experiencia legislativa y este es el momento de que dé el salto para posicionarse como un perfil fuerte dentro del PAN que puede redituarle triunfos electorales al partido.

Falta poco para que empiecen a aclararse las cosas en el PAN, deberá venir primero la renovación a nivel nacional para después pasar a los estados que corresponda cambiar a su dirigencia. Habrá que ver si Xavier Azuara sigue manteniendo el control aunque el Círculo Azul querrá volver por sus fueros.

El PAN gobernará la capital con Xavier Nava, sin embargo ahora mismo no es el perfil que los panistas pudieran apoyar en la elección estatal del 2021, falta ver si los blanquiazules de renombre lo apoyan y si hace un trabajo para merecer la candidatura, pues no debe olvidar que la Alcaldía capitalina ha sido la tumba para muchos.

Entonces, la nueva dirigencia debe garantizar dos cosas primordialmente: piso parejo para todos en la selección de candidatos, y que será una oposición responsable ante el gobierno del estado actual, sin dejar de exigir al alcalde Nava que cumpla sus promesas de campaña, ese es el gran reto, que el PAN sea autocrítico y eso le sirva para pelear seriamente en el 2021, de ahí la importancia de la próxima renovación. Que no se equivoquen.