Shakira Carreras y su administración bruta, ciega, sordomuda, torpe, triste y tartamuda

Por: Everardo González Castanedo

Habría que ser de plano asceta para no conocer la pegajosilla canción de la colombiana Shakira, esa, la que habla de estar tan pero tan enamorada que se le van las cabras al monte y se olvida de todo y de todos.

Desde estas líneas y tras un sesudo análisis de esos que secan la sesera y la mente, coincidimos en que Juan Manuel Carreras, dícese gobernador de nuestro potosino, libre y soberano estado, trae la cancioncita de la Shakira como himno incoherente de un más incoherente estado de las cosas.

Bruta, ciega, sordomuda, torpe, triste y tartamuda es la administración carrerista que actualmente padecemos. Y es que mire usted, con todo respeto, ya no sabemos si el estado va o viene o de plano si ya andamos en otro planeta.

Hace unos días, huastecos que aman su tierra iniciaron una defensa contra el famoso fracking, es decir, la obtención de hidrocarburos por medio de la fracturación hidráulica subterránea, misma que aquí y en China causan una orgía de daños al ecosistema y la propia vida humana.

Pero changos, resulta que nuestro gobernador shakiresco parece vivir en un estado mental ajeno a la realidad, asegurando que ni sabe qué onda con eso. Cuestionado en varias entrevistas reporteriles debido a la lucha que han iniciado los huastecos contra la explotación por medio del fracking, misma que hasta está escoltada por el Ejército y todas las policías de mentiritas del Estado y la Federación, nuestro letrado Juan Manuel Carreras aseguró que no sabe ni qué pedo (perdone usted la expresión), pues eso es onda de la Federación, además de que sería muy positivo que le llegara una lanita a nuestro estado… no pos sí.

Palabras más palabras menos, pero con la misma intención atarantada, el Gober Shakira dijo que a él prácticamente le viene valiendo gorro lo que hagan o deshagan los explotadores de hidrocarburo en la Huasteca.

Qué triste de verdad, que la soberanía de la que presuntamente goza el Estado Potosino, al mandatario del mismo le valga sorbete. Total, ha de pensar, que se mueran los arbolitos, los animalitos y los huastequitos, ahí después hacemos campaña de reforestación y lamentamos las muertes y molestias ocasionadas.

No conforme con ello, por ahí circula un documento donde presuntamente la Sedena autoriza a Pemex el uso de 190 mil kilogramos de explosivos para extracción de hidrocarburos en la Huasteca. Saz! Aunque no está comprobada la veracidad del documento, muchos habitantes de la Huasteca temen, verdaderamente, por la integridad de su entorno y de ellos mismos. Han realizado marchas, declaraciones y protestas, pero el buenazo de Carreras lejos de aclarar o explicar, se va por la libre y suavecita declaración para problemas grandes: es cuestión federal.

Desde aquí le aplaudimos a nuestro gober por sus tamañotes! Qué padre, qué bonito, que lindo defiende a sus gobernados.

Donde también hace gala nuestro shakiresco gobernador de su bruta, ciega, sordomuda, torpe, triste y tartamuda administración, es el tema de la seguridad pública. Sí, ya sabemos que la inseguridad es un problema nacional; sí, también sabemos que la delincuencia organizada tiene al tope a las instituciones en todo el país, sí, sí, lo que quiera guste y mande decir el gobernador sobre el tema para poder excusarse lo sabemos de sobra.

Pero es que ya es el colmo que aparte de mantener al estado en la indefensión, el gobernador Carreras mantenga a un par de buenos para nada como Jaime Pineda y Raúl Alanís, al frente de la Policía Estatal.

El par de tránsitos de carretera, acostumbrados al moche y a la lana fácil bajada a los traileros, han hecho concha robusta empotrados en sus oficinas, con sus queridas y sus bebidas, dejando a la corporación en la indefensión administrativa y física.

Raúl Alanís, que odia a la prensa con todo el odio que habita en su enorme y según él, atlético cuerpo, se la pasa haciendo prácticamente nada (al menos nada relacionado con la seguridad, aunque es de todos conocido que se dedica a ser galán…) Por ello, la seguridad en el estado potosino, principalmente en la capital, ya no está por los suelos sino más abajo.

Por su parte el secretario de Seguridad, Jaime Pineda, le entra más a la onda social, bebidas incluidas cuando pueda, asistiendo a cuanta mafufada pueda para tomarse fotos y lucir la joroba y eso sí, poner cara de mustio cuando el Gober Shakiresco le pide resultados.

En pleno inicio de la Feria Nacional Potosina, la corporación anunció un paro de brazos caídos ante la ineptitud del par de federaletes, sin embargo, con amenazas de despido y vaya usted a saber qué más, los de azul prefirieron ser discretos, al menos, hasta el momento.

Como el miedo no anda en burro sino en camioneta blindada, Pineda y Alanís quisieron verse bien inteligentes y convocaron a rueda de prensa (ya sabe usted como son los periodistas de malos), en las instalaciones del C4, para evitar, en lo posible, que los de la tropa se manifestaran frente a las cámaras y micrófonos, imagínese, que oso tan feíto para nuestro gober.

Y para callar, pisotear, sobajar y hacer trizas la dignidad de los policías potosinos, el par de federaletes, con sonrisa en boca, aseguraron que sólo son dos o tres los policías inconformes.

La realidad, sin embargo, es más feíta que la ficción, y durante la etapa ferial, la delincuencia hace de las suyas (¿más?) pues aunque digan misa los jefecillos federaletes, se descuida mucho y bien, la seguridad en todo el estado.

Imagínese, que los federaletes se cansan de decir que hacen falta más policías pero destinan a más de la mitad de la fuerza a cuidar la feria y tienen el descaro de decir que el estado no se descuida. Hay que ser, de veras.

Y vaya, hasta Pineda resultó merecedor de una beca en Harvard o alguna de esas universidades bien padriuris al revelar que tras sesudas investigaciones, pruebas científicas, teorías comprobadas y unos alcoholes inspiradores, que es la delincuencia organizada la que está detrás de las diarias ejecuciones que se registran en el estado, como por ejemplo la de un antro en Pedro Moreno, donde tres personas perdieron la vida. Nombre, un genio.

Peorcito aún, fue el mega operativo que montaron los federaletes al día siguiente en la zona, donde una peligrosísima pantalla de TV fue detenida y debido a su peligrosidad, tuvo que ser envuelta en una cobija para poder subirla a la patrulla. Menos mal, ya nos sentimos bien a salvo porque de seguro, se ha de haber puesto bien rejega la pantalla.

Y vaya que nuestro ciego y sordomudo gobernador se rodea de genios, como el mismísimo Caco Leal (no crea que le llamamos genio haciendo alusión a su alopecia y a cierto personaje de un producto de limpieza, no, la verdad no), le llamamos genio porque aseguró que el tema de los feminicidios en el estado es una cuestión culpa de los medios… ¡ah bárbaro!

Según su sesudo cráneo, dice que mientras menos sepan los medios de los asesinatos contra mujeres, el asunto mejorará. ¡ah¡

Mientras tanto, nuestro gobernador sigue ciego, sordomudo, loco y testarudo asegurando que todo está lindo y hermoso en el estado.

Y ahí le va una sesuda pregunta a nuestro gobernador, misma que resumirá toda cuestión que quieran preguntar los feos, malosos y sangrones periodistas: ¿hasta cuándo, señor gobernador, va a seguir enterrando el estado en sangre y saqueos?

Mientras tarareamos la cancioncilla de la Shakira, le recuerdo que:

NO TOMO

NO FUMO

NO USO DROGAS

NO TENGO VÍCULOS CON GRUPO DELICTIVO ALGUNO

SIGO SIN JUNTARME CON EL TEKMOL Y SU BURRO BAILARÍN… TEMO QUE LO SUYO SEA CONTAGIOSO

Con gusto respondo: @SrDeportes

Lo aquí escrito en pleno uso de mi libertad de expresión que consagra el articulo 6 Constitucional