Paramilitares anuncian futuros asesinatos en Colombia

agupara

En días recientes, el grupo paramilitar Águilas Negras anunció su intención de asesinar integrantes de una organización que representa a víctimas del conflicto armado colombiano.

Mediante un correo electrónico enviado a distintas organizaciones y a la policía del departamento de Sucre, este grupo paramilitar anunció su intención de asesinar a Juan David Díaz, integrante del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (MOVICE), a su esposa y a otra persona cercana a su familia. El padre de David Díaz había sido el alcalde de la localidad del El Roble y fue asesinado por paramilitares el 10 de abril de 2003.

MOVICE es una coalición compuesta por organizaciones de la sociedad civil que realizan campaña por la verdad, la justicia y la reparación para las víctimas del prologando conflicto armado Colombiano. Sus integrantes han sido víctimas de asesinatos y desapariciones ocurridas a manos de agentes de seguridad del estado colombiano y de grupos paramilitares.

Esta última amenaza se suma a otros graves incidentes que han afectado a integrantes del MOVICE en la región en los últimos meses.

Así, el 28 de mayo, seis hombres –algunos armados– acudieron a buscar a la integrante de MOVICE Julia Torres Cancio, en el municipio de San Onofre, pero no lograron encontrarla. Julia es la representante legal de un grupo de campesinos que buscan retornar a su comunidad – la granja “La Alemania” que fue ocupada por paramilitares en el año 2000. Rogelio Martínez, el esposo de Julia, fue asesinado por paramilitares en 2010.

El ejército colombiano, que patrulla el área desde el asesinato de Rogelio Martínez, abandonó la zona de “La Alemania” el 23 de mayo pasado sin avisar a la comunidad ni a las organizaciones locales.

Tras su ocupación por los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia en el año 2000, la granja «La Alemania» se convirtió en su centro regional de operaciones.  El grupo dejó la granja, durante el proceso de desmovilización de paramilitares fomentado por el gobierno a mediados de la década de 2000. Sin embargo, y a pesar de su desmovilización formal, los ataques y amenazas contra campesinos que buscan retornar a sus tierras y contra integrantes de organizaciones civiles no han cesado, y han aparecido nuevos grupos paramilitares como «Águilas Negras», responsable de las últimas agresiones.

Amnistía Internacional hace un urgente llamado  a las autoridades para que estas tomen todas las medidas necesarias para asegurar la seguridad de quienes integran MOVICE, incluyendo a Julia Torres, David Díaz y a sus familias.

Además, la organización insta al gobierno colombiano a realizar investigaciones imparciales sobre las amenazas contra miembros del MOVICE, a hacer públicos los resultados de estas investigaciones y a asegurar que quienes resulten responsables rindan cuentas ante la justicia.