México tiene 3 nuevos arzobispos

arzobispo-o

En la homilía de la Santa Misa en la Solemnidad de los Santos apóstoles Pedro y Pablo, patronos principales de la Iglesia de Roma, el Papa Francisco, llevó a cabo la imposición del Palio a los nuevos metropolitanos, 35 nuevos arzobispos, 3 de ellos mexicanos.

Así, México amanece este sábado con los nuevos arzobispos Rogelio Cabrera López de Monterrey, Nuevo León; Alfonso Cortés Contreras de León, Guanajuato; y Fabio Martínez Castilla de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Durante la homilía celebrada en el Vaticano, el Sumo Pontífice resaltó tres ideas del ministerio petrino “guiadas por el verbo confirmar”.

1.   Confirmar en la fe. El evangelio habla de cuando Pedro reconoció al Mesías como Hijo del Dios vivo y Jesús le contestó  “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (v. 18).

Más adelante, dijo que cuando se dejan prevalecer las ideas propias, los sentimientos, la lógica del poder humano y se impide la instrucción guiada por la fe, por Dios, el ser humano se convierte en piedra de tropiezo.

2.   Confirmar en el amor. En la Segunda Lectura se menciona a Pablo, quien sólo tiene un arma: el mensaje de Cristo y la entrega de toda su vida por Cristo y por los demás. El Obispo de Roma hizo un llamado para vivir y confirmar “en este amor a Jesús y a todos sin distinción, límites o barreras”.

3, Confirmar en la unidad. Y se refirió al Palio,  símbolo de comunión con el Sucesor de Pedro, “principio y fundamento, perpetuo y visible, de la unidad de la fe y de la comunión”.

Destacó el Papa Francisco, crecer en armonía con el servicio del primado. “El palio, siendo signo de la comunión con el Obispo de Roma, con la Iglesia universal, con el Sínodo de los Obispos, supone también para cada uno de vosotros el compromiso de ser instrumentos de comunión”.

Para concluir sus palabras, el Sumo Pontífice dijo que hay que dejarse instruir por Dios, consumarse por su amor y el de su evangelio, así como ser servidores de la unidad, consignas que los santos apóstoles Pedro y Pablo confían a cada uno, para que sean vividas por todo cristiano.