Futuro optimista

Alternativa

Gustavo-Mares

Por: Gustavo Mares

La semana pasada en este mismo espacio dábamos cuenta de la falta de novilladas en el país así como de la urgente necesidad de que todos los apasionados de la fiesta brava contribuyéramos con nuestro ‘granito de arena’ para la preservación y engrandecimiento del espectáculo que tanto nos gusta.

En el Programa Oficial de la Plaza México, que editan Fernando Jiménez y Alfredo Florez, aparecieron interesantes cifras referentes a la disminución de novilladas y vaya que es preocupante cómo ha decrecido la cantidad de este tipo de festejos.

Para muestra, un botón. En la temporada 1996-97 los cosos que más festejos dieron fueron Puerto Vallarta, 30; la México, 20; Guadalajara, 19; Naucalpan, 18; Aguascalientes 16; Mazatlán, 15; Arroyo, 14 y Acapulco 12. Hoy, muchos de esos escenarios ya ni siquiera dan festejos.

Respecto a apoyar la fiesta brava desde las ‘trincheras’ de cada aficionado y cada profesional, este reportero recibió una interesante carta firmada por Adrián Salazar Sepúlveda, quien habla con pasión del espectáculo taurino.

A continuación, la parte medular de la misiva que nos hizo llegar don Adrián, en la que aporta interesantes ideas para fomentar el desarrollo de la fiesta brava:

“… la empresa debería organizar ruedas de prensa de puertas abiertas al público, que los aficionados conozcan y convivan con las futuras figuras del toreo; realizar ciclos de conferencias, es decir intelectualizar al aficionado y su relación con la fiesta de los toros, mediante una campaña de difusión sobre El Marco Jurídico de la Tauromaquia en México, realizar una Cruzada Nacional por la preservación de la las corridas de toros, por supuesto de manera inteligente a fin de acrecentar el número de aficionados y no por el contrario crear conflictos con sus enemigos, es decir no otorgar banderas de lucha.

“Fomentar e incluso patrocinar la creación de peñas taurinas en todo el Distrito Federal, mínimo una por cada delegación política, con el apoyo de la empresa, de la Asociación Nacional de Matadores de Toros, Novilleros y Rejoneadores, de la Unión de Subalternos, de monosabios, cronistas taurinos, empresas y por supuesto de la prensa especializada, a fin de poder hablar del renacimiento del toreo en México, mediante un frente común en pro de la tauromaquia como un aspecto cultural del pueblo mexicano, de profundas raíces históricas.

“Creo que tenemos mucho por hacer por nuestra fiesta permitiendo que el público, que así lo desee pueda bajar al ruedo al fin del festejo, por supuesto con todas las medidas de seguridad a ovacionar a su torero favorito, su triunfo, que sienta la emoción inigualable de pisar la arena de una plaza de toros, y si son niños mejor, que la conozcan, la cuiden y la respeten como algo suyo, a fin de incrementar el público taurino.

“Difundir entre los jóvenes que gustan de los deportes extremos que existe una actividad verdaderamente extrema, el toreo artístico, que llena de gloria a todos los que en él participan”. Hasta aquí la carta de don Adrián Salazar Sepúlveda.

Con la novillada inaugural de la Plaza México, la ilusión por regresar al coso este domingo se incrementó porque los seis toreros salieron a jugarse la vida, algo que se les agradece bastante. Esta puede ser una temporada vital para la continuidad de la fiesta brava mexicana. Por lo pronto, cada uno desde su trinchera, a apoyar la fiesta brava. Y por supuesto, a retratarse en la taquilla el día del festejo.

Comentarios: tavomares@hotmail.com