sábado, 27 de noviembre de 2021

Apoteósica segunda novillada en La México

  • julio 16, 2013

rizo

Por: toroestoro.com

Mucho tendrán que agradecerle el complemento, valioso, aportado por el subalterno Juan Ramón Saldaña al cortar la única oreja Jorge Rizo y la vuelta al ruedo, dada por el rejoneador Joaquín Gallo, gracias a la valiente actuación de los Forcados Hidalguenses, durante la segunda novillada de temporada en la Plaza México.

Adrián Padilla enfrentó dos ejemplares; este último al perder su oportunidad Jorge Didier, a causa de una herida en el muslo izquierdo, tras un quite al segundo astado en el orden. José Mari Macías salida al tercio y Christian Verdín, palmas.

Cuatro extraordinarios novillos de Marco Garfias; no así segundo y tercero.

Y el público sigue de dulce con los toreros.

Se llamó “Renegado” el quinto de la tarde, y con ese nombre, apareció la torera gracia de Saldaña para sujetar cuando se escupía el de Marco Garfias y, alternándose los lados afloró el ritmo con el capote abajo provocando humillación, tanto al poner en suerte hacia el caballo como con sus compañeros al banderillear. En sí, toda una lección de lo que se llama Desengañar, y si a ello agregamos la buena vibra de Don Enrique Reyes al recibir el brindis, pues quedó el marco idóneo para el triunfo de Rizo.

Un quite por Chicuelinas y remate con Afarolado dejó ver Jorge. Y entonces el “Renegado” se transformó en emotivo y pese a desarmes eslabonó ejecuciones en redondo aprovechando el extraordinario lado derecho; por ahí fue enfrontilado, pero se recompuso el novillero cerrando por Manoletinas.

La entera en buen sitió surtió efecto y le entregaron la oreja, mientras se ordenaba el arrastre lento al garfeño. La vuelta al ruedo ha tenido comunicación de los tres mil espectadores con Rizo y Saldaña; honor a quien honor merece.

Abrió plaza otro debutante el rejoneador Joaquín Gallo vestido de charro; colocó fierros y banderillas casi a toro pasado, simplemente clavando sin cite alguno, pero en cuanto aparecieron los Hidalguenses se vivió la emoción, pues Eduardo del Villar aguantó encunarse en la cerrada cornamenta al realizar a la primera la pega de cara. El panorama para Gallo se fue para arriba y tras un rejonazo bajo y contrario se recetó la vuelta al ruedo, aceptada en cuanto fue compartida con el forcado. Para el abreplaza hubo aplauso en el arrastre.

José Mari Macías causó buen impacto por sus maneras toreras, no obstante el desabrido soso y rajado moro. Inició estatuario por alto muy bien y de sus series destacó una de cuatro ligados derechazos. Pinchazo y delantera valieron el saludo desde el tercio entre los pitos al arrastrar al tercero en el orden.

Christian Verdín realizó una faena intermitente sin aprovechar del todo el asentamiento en la pica de Ricardo Morales. Lo mejor se le vio sobre mano derecha. Pinchazo y media para escuchar palmas.

Adrián Padilla frente a un circunstancial lote, por la herida a Jorge Didier, tuvo todo para triunfar. Su primero se compuso al llegar a la muleta. Sin embargo, frente al toro del festejo no alcanzó a encumbrarse al no mantener un ritmo de faena. Un aviso en uno y dos más en el cierre. Noble, obediente y con recorrido le dejó César Morales al cierraplaza. Lástima.

Didier recibió una cornada seca de 20 centímetros en el muslo izquierdo.

Al final, fiesta estimulante para Rizo, Saldaña, Gallo y los forcados.


© Copyright 2021