“Pájaros en el Alambre” [PARTE I]

Eduard-Snowden

Un tema que ha causado revuelo desde el mes pasado y que ha dado tela para discusiones desde muchas aristas hasta el día de hoy, es la revelación por parte del conocido diario británico “The Guardium” por una filtración de un ex empleado de la CIA llamado Eduard Snowden, respecto a que la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos (NSA) había estado “espiando” a sus ciudadanos desde el 2007, y donde el ataque a las torres gemelas de NY dio mayor impulso a la iniciativa bajo el Gobierno en su momento de George W. Bush, pero que continuó por el presidente Barack Obama a pesar de que en su momento lo criticó.

Bajo un programa de ciber-vigilancia denominado PRISM, bajo el cual existe colaboración entre la NSA, FBI y algunas otras entidades que usted seguramente reconoce tales como Apple, Microsoft, Google, Facebook, Yahoo, Youtube, Skype o AOL, se monitorea “cualquier comunicación digital”, es decir, correos electrónicos, chats escrito, video-llamadas, videos publicados, fotografías, transferencias de archivos, detalles de actividad sobre redes sociales, etc. Un programa que costó cerca de 20 millones de dólares por año y que si bien está fundamentado (acorde a su explicación) en estar vigilando posibles ataques terroristas que pudieran comprometer la seguridad nacional, está siendo muy cuestionado por diferentes analistas de los mismos Estados Unidos y por supuesto la ciudadanía en general al ser invadida su privacidad. Todo esto vino a destaparse inmediatamente después de que el mismo diario divulgara de que la NSA recogía todos los días registros de llamadas de clientes de la operadora de telefonía Verizon y donde horas más tarde el presidente Obama salió a declarar que “Nadie está escuchando las llamadas telefónicas” y que solo se recogía cierto nivel de información.

En el caso de Microsoft, de inmediato surgieron las burlas en las redes sociales pidiendo que cambiaran su slogan de “Your privacy is our priority” por “Your privacy is our Property”.

Snowden, quien se menciona ha estado refugiado en la zona de tránsito del aeropuerto en Moscú, ha generado una verdadera telenovela en los medios a nivel internacional, pues a raíz de sus declaraciones iniciales se han ido destapando más y más secretos bajo dicho programa PRISM. De los más relevantes, es que el famoso “virus” Stuxnet que afectó fuertemente en el 2010 a plantas nucleares de Irán y que puso de cabeza a muchos corporativos, fue desarrollado conjuntamente por la NSA e Israel.

Igualmente se reveló que Estados Unidos en conjunto con el apoyo de algunas firmas de telecomunicaciones de Brasil, habían estado espiando a los ciudadanos brasileños bajo un programa que recolectaba millones de conversaciones de correo electrónico y de teléfono. El gobierno brasileño a cargo de la presidenta Dilma Rousseff pidió de inmediato explicaciones a Estados Unidos por el espionaje que habría realizado la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de ese país a ciudadanos y empresas de Brasil, porque si esto se comprueba, sin duda se estaba violando la Constitución de dicho país donde se preserva el derecho a la privacidad por encima de cualquier cosa.

Las revelaciones de Snowden demostraron que la sede de la unión Europea (UE) en Bruselas, las embajadas de Francia, Italia y Grecia y de países como México, Colombia, Brasil, India, Corea del Sur y Turquía, formaban parte de esa red global de espionaje sobre 38 objetivos definidos por la NSA. El gobierno de México debe exigir a Estados Unidos explicaciones sobre sus programas de espionaje y la presunta intromisión que hicieron en sedes diplomáticas mexicanas, dijeron en su momento los líderes de las principales bancadas en el Congreso de la Unión. Hasta ahora, únicamente los gobiernos de Brasil, Argentina, Colombia y Ecuador, entre otros, han exigido una explicación a Estados Unidos luego de las declaraciones de Snowden.

Todo esto destapó de manera paralela de que en México la PGR habría pagado grandes cantidades de dinero (y algunas otras dependencias) por dispositivos de espionaje y geo-localización de teléfonos inteligentes así como por el software espía denominado Finfisher/Finspy para la extracción de información y espionaje de la mensajería instantánea, sin embargo sus capacidades pueden extenderse a ser habilitado como micrófono para escuchar conversaciones, extraer todo tipo de archivos de los dispositivos móviles, como fotografías, correos electrónicos, directorios telefónicos, mensajes escritos y los registros del uso de internet.

De acuerdo con un reporte de 117 páginas de la Universidad de Toronto llamado “For Their Eyes Only”, efectivamente en México fueron detectados tres servidores activos que alojan y ejecutan desde 2012, el sistema FinFisher, software desarrollado para espionaje como fue mencionado anteriormente. Usuarios en Twitter de inmediato generaron el hashtag #TelmexEspíaLasRedes en alusión a los hallazgos de dicho reporte y donde se menciona la infraestructura del gigante de telecomunicaciones (además de la Iusacell)  como tal para alojar dichas herramientas.

Entidades tales como Propuesta Cívica y ContingenteMx solicitaron de inmediato al IFAI  para que inicie procedimiento de verificación conforme a la Ley de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares dados los riesgos potenciales de violación a los derechos de privacidad de información personal y libertad de expresión, a pesar de que la justificación pudiera darse sobre el hecho de facilita casos de secuestro y rastreo del crimen organizados. El IFAI ya inició los procedimientos previstos en la ley basada en las quejas recibidas.

Mañana, la continuación de este artículo y la petición de asilo político de Snowden…

Por Juan Carlos Vázquez | Consultor de Seguridad para la compañía McAfee con más de 13 años de experiencia en el mercado de las Tecnologías de la Información y Seguridad Informática