Fresnillo Zacatecas tendrá el primer alcalde gay

Benjamín-Medrano

El próximo mes de Septiembre, en México, asumirá su cargo el primer alcalde “católico y orgullosamente gay”.

Se trata de Benjamín Medrano quien ganó en los comicios del pasado 7 de julio y estará al frente de la alcaldía de Fresnillo Zacatecas, municipio integrado por 258 comunidades conformadas en su mayoría por gente “recia del campo”. Dijo ser orgullosamente gay, es cantante, due

ño de un bar para homosexuales y pertenece al Partido Revolucionario Institucional

Descartó entrevista estar en riesgo por la violencia, “porque no tengo con ninguno de los grupos, en absoluto, ninguna relación», lo anterior en referencia a los cárteles del narcotráfico -Los Zetas y el Cártel del Golfo- que se han enfrentado por el control de Fresnillo, una municipalidad de 230 mil habitantes que se asienta en algunas de las rutas de tráfico del norte de México.

Manifestó que la violencia en este municipio sigue siendo una pesadilla además de que la zona suele tener reputación de hombres de sombrero con actitudes

machistas, calificativo que también le dio en general a su estado, Zacatecas.

Este, parece un paso positivo para reconocer los derechos de los homosexuales en Fresnillo, sin embargo, la postura del alcalde electo contrasta con las opiniones por lo que a los derechos LGTB se refiere, ya que defiende las posturas homofóbicas. Definido como católico, dice oponerse al matrimonio igualitario y a que las parejas del mismo sexo puedan adoptar niños en su estado porque según él “nuestra idiosincrasia no lo permite (…) No porque no tengamos la capacidad de hacerlo, pero no podemos ir tampoco contra las doctrinas y las costumbres”.

Un caso similar se presentó hace años en España con el entonces candidato a senador por UPyD Álvaro Pombo, prestigioso escritor -y abiertamente homosexual- que se manifestó en contra del uso de la palabra matrimonio para designar las uniones entre personas del mismo sexo porque “da una idea de copiar el estilo de vida de

los heterosexuales”.

Dado que Fresnillo se ha convertido en un lugar donde la inseguridad permea no solo en su interior, sino también en sus carreteras, el alcalde electo Benjamín Medrano manifestó que más que pensar en desafiar a la Iglesia católica o promover el matrimonio gay, se enfocará en temas más apremiantes como la profesionalización de la policía municipal.

«Tampoco voy a pintar el palacio municipal de rosa», dijo.

Hay rumores respecto a que algunos legisladores y alcaldes son gays, personas que han ganado un asiento, pero no por ganar una contienda electoral, sino por un esquema de representación proporcional a través de los cuales son designados por sus partidos y aunque aún falta mucho para declarar una victoria en la lucha por los derechos políticos de los homosexuales, Medrano establece un precedente importante.