Arena Coliseo, cuna de la lucha libre potosina

cronista

Estimados amigos de Agencias de Noticias SLP, un gusto estar de nueva cuenta con ustedes. En esta ocasión les voy a platicar sobre la llegada de la lucha libre a San Luis Potosí.

Hace ya mucho tiempo existió una Arena llamada San Luis la cual era dirigida por Benjamín Alfaro y tuvo cierto auge porque se llegaron a presentar gladiadores de moda de aquella época.

Ya tiempo después surgió la Arena Coliseo, apodada como el “Palacio de la Lucha Libre en San Luis Potosí”; en este local que comenzó dando funciones un miércoles 8 de enero de 1958, con el duelo estelar entre Blue Demon contra Sugi Sito, y además en la lucha semifinal se enfrentaron Ray Mendoza contra Henry Pilusso, 4 grandes luchadores que ya tienen grabado con letras de oro su nombre en la historia de la lucha libre mexicana.

La “Coli”, como también se le llama con cariño, comenzó su trayectoria dando funciones cada miércoles y domingos, este histórico local es propiedad del STIC, y además cuenta con salón de baile que le llaman El Casino y le agregaron las siglas del mencionado sindicato.

Comentar de este local me llena de grande nostalgia porque viví casi 25 años entrando y saliendo como si fuera mi casa, ahí vendí tortas y refrescos, barría y limpiaba el interior, y salía a instalar los llamados cartelones donde se anunciaban las luchas y posteriormente me hice luchador, pero esa es historia aparte.

Cuando un servidor llegó por vez primera a la Coliseo era una noche lluviosa y a lo lejos se escuchaban las canciones de la Sonora Santanera y el bullicio de la gente por entrar y ver a sus ídolos del momento; íbamos varios amigos del barrio gustosos de ir a las luchas y algunos de ellos no paraban de contar anécdotas de ese lugar y era porque ellos ya habían asistido y para mí era la primera vez por eso los escuchaba muy emocionado.

Cuando llegamos un amigo me dijo: “Mira “güero” tu ¡párate! aquí y no dejes que nadie descuelgue el cartelón porque ese es nuestro boleto de entrada, -el llamado “cartelón era un especie de pizarrón- como les comentaba ahí se anunciaban los combates y al término de la primera lucha ya lo podíamos descolgar y meternos.

Ya adentro, la emoción de ver luchadores de verdad, las capas, las máscaras y los impresionantes físicos de los luchadores; la organización del STIC tenía contrato con la empresa de lucha libre, hoy llamado el consejo mundial para presentar funciones como ya lo comente, domingos y miércoles, con puros luchadores de su elenco y no permitían que luchadores locales participaran; ahí llegue a ver a El Santo, Blue Demon, Rayo de Jalisco, Ángel Blanco, Dr. Wagner, El Solitario, Halcón, Aníbal, Alfonso Dantes, Ray Mendoza, TNT, René Guajardo, y muchos más.

Este elenco se presentaba los miércoles y los domingos venían los del llamado circuito de occidente y ahí venían luchadores como los Gemelos Diablo, los Hermanos Calavera, los Hermanos Escobedo, Los Comandos, los Hermanos Alcalá, Solar, Ringo y Cachorro Mendoza, El Satánico, Félix Mosqueda, Memo Valles, Cien Caras, Mascara 2000, el mismo Perro Aguayo, Iván El Bronco, El Asesino Negro, Luis Chavira, y muchos más.

Y de los luchadores locales ni sus luces, en el sindicato del STIC se llevaron elecciones para elegir al secretario general y con esto, cambiaba la administración del Casino y de la Arena, llegando los señores Ramón Rosales, -que por cierto el gimnasio municipal lleva su nombre por su aportación al deporte de las orejas de coliflor como muchos le llaman al box- y Juan Chávez Delgado, y este hombre fue el de la idea de cambiar el rumbo de la historia de la lucha libre en San Luis Potosí.

El señor Chaves terminó la relación de trabajo con la Empresa de Lucha Libre y decidió darle la batuta de la programación al señor Juan Padrón Luna, más conocido como el Rayo de Plata, y de ahí surgió la lucha local con luchadores como el propio Rayo, Pepe el Exótico, La Bestia, Flecha Verde, Trébol Negro, Curro Hernández Jr., Piscis, El Muerto, Jarocho Palomo, El Charro Potosino, La Mole, Rudy Valentino, El Imperial, El Gavilán, El Cortes, Los Rayos de Plata 2 y 3, Ángel Arano, Silverman, Blueman, Sexi Salazar, los Pitufos 1, 2 y 3, Los Navajos 1 y 2, Furia Azul, Johnny Ventura, El Gorila Salvaje, Rubén Escobedo, El Chamaco Hernández hoy  conocido como El Cirujano, Genio Negro hoy la Pantera Silva, El Desconocido, Sabú, Puño Negro, El Volcán, Relámpago Mortal, Rudy Galán.

Ya después vendrían El Tigrillo Blanco, El Satanás, El Conde Bartok, Breack Demon, El Caballero de Oro 1 y 2, Mr. Llamas hoy el promotor José Muñoz, el Gamma Venado hoy Bogar, Rey Fuego, Los Sanguinarios que eran el Coyote Azul y El Asesino Maldito, El Monje Maldito hoy Demencia, El Cirujano 2, Bala de Plata, El Flechador, Furia Azul 2 , Los Condes Bartok 2 y 3, Gran Amenaza, Trébol Negro Jr., El Cachorro, Gigante Warrior, Alma Roja, El Escudero y  las luchadoras Rosa la Hermosa y la Galáctica.

Después salieron muchos más, pero la labor del gentil y siempre sonriente Juan Chávez quedará para la historia, este buen amigo fue impulsor de muchos luchadores y dio ejemplo de buena persona nunca lo vi que se peleara o discutiera con alguien, era un conciliador, siempre el buen humor lo acompañaba y lo bromista sin caer en la agresión.

Don Juan fue un promotor de esos que no se dan en maceta  y gracias a él existe la lucha libre local en San Luis Potosí y los que tuvimos la fortuna de conocerlo, no me dejarán mentir, si el señor Salvador Luteroth es considerado el padre de la lucha libre en México, en San Luis Potosí sin duda, lo fue el señor Juan Chávez.

Amigos, honor a quien honor merece, ojala que algún día a la Arena Coliseo le pongan en su memoria su nombre y si no lo hacen, será una verdadera lástima por la historia de la lucha libre potosina.

Amigos en la próxima, terminamos de narrarles la gran labor y los luchadores que proyectó el señor  Juan Chávez Delgado, el mejor promotor de la historia en San Luis Potosí.