Tres orejas Diego Silveti en Fuenlabrada

Tres-orejas-Diego-Silveti-en-Fuenlabrada

Madrid.- Nuevo éxito, esta vez a las puertas de Madrid, en la localidad de Fuenlabrada, ciudad natal del maestro El Fundi, que en estos días celebra su tradicional feria de septiembre. Silveti ha tomado parte de un triunfal festejo, pues en total se han paseado once orejas y un rabo, el que cortó Juan José Padilla del cuarto toro de la tarde. Con más de tres cuartos de entrada se han lidiado astados de José Luis Iniesta, de juego desigual, con el siguiente resultado: Juan José Padilla, dos orejas y dos orejas y rabo; El Fandi, dos orejas y dos orejas; y Diego Silveti, oreja y dos orejas. Al final los tres toreros salieron en hombros por la puerta grande.

No fue fácil el primer toro de Diego Silveti , ya que tuvo tendencia a meterse muy por dentro, por lo que no le puso las cosas fáciles al diestro. A pesar de ello, y debido a las enormes ganas de triunfo Diego se echó el capote a la espalda para torear por gaoneras, llegando el toro a voltearle y partirle el vestido. Brindó la muerte de este toro al maestro José Ortega Cano, que presenciaba la corrida como espectador, y muy firme y muy valiente, toreando muy en corto, llegó a robarle muletazos de enorme mérito, pues el astado puso muy poco de su parte para ayudar al triunfo. El público reconoció la labor del mexicano con una merecida oreja.

Y las dos cortó al sexto de la tarde, sumándose así al éxito de sus dos compañeros de cartel. La faena de Silveti fue redonda, comenzando con varios péndulos en los mismos medios de la plaza, para luego torear largo y profundo con ambas manos. Al igual que en sus últimas actuaciones, el toreo al natural tuvo gran largura y templanza, consiguiendo varias series importantes. Para poner broche toreó por bernadinas y lo mató de una buena estocada, cortando el doble trofeo y sumando la plaza de Fuenlabrada a la larga lista de escenarios donde Silveti ha triunfado en las últimas semanas dentro de su exitosa temporada europea.

Diego estuvo acompañado por dos toreros muy importantes, con los que Silveti no se quedó atrás. Uno de ellos fue Juan José Padilla, que tuvo una tarde redonda con cuatro orejas y un rabo. El diestro jerezano recibió a su primero con una larga cambiada, para cuajar después un buen tercio de banderillas, toreando con vibración con la muleta. Cortó las dos orejas. Y el rabo paseó del cuarto, después de formar un alboroto en banderillas, llegando mucho a los tendidos con la muleta.