Asegura Jorge Gage que reforma energética no privatizará PEMEX

San Luis Potosí.- “La iniciativa de Reforma Energética que plantea el Presidente Enrique Peña Nieto, no significa privatizar PEMEX, ni la Comisión Federal de Electricidad.  Tampoco significa ceder parte de nuestros recursos fósiles a empresas connacionales y menos convertirnos en vende patrias, como lo señalan ciertos grupos de la izquierda radical”.

Jorge Gage Francois, Secretario de Energía y Fomento a los Biocombustibles de la Confederación Nacional Campesina, subrayó en Conferencia de Prensa que nuestra industria petrolera debe ser renovada y transformada. “No debe ser tomada como pretexto ideológico o como dogma para no avanzar en su modernización y hacerla más productiva en beneficio de México y de todos los mexicanos”.

Aclaró que la Reforma está inspirada en principios Cardenistas, que sentó las bases del desarrollo de México hasta nuestros días.

Añadió que es falso que con esta Reforma Energética peligre la nación, que nos convierta en títeres del imperialismo, o abramos las puertas de nuestra industria petrolera a intereses de corporaciones transnacionales.

“Lo digo porque eso lo van a escuchar una y otra vez de aquellos que sin información y que no saben de qué se trata esta Reforma y haciendo uso indiscriminado de clichés bien aprendidos harán lo posible por confundir a la sociedad para frenar esta tan trascendente Reforma que impulsa el Presidente de México”.

“Costoso el disel, los fertilizantes, la gasolina, la energía eléctrica y siendo ricos en estos recursos, el no producirlos en condiciones competitivas es un suicidio como país. Mientras otros como Colombia, Ecuador, Brasil, Noruega, Arabia Saudita, incluso Cuba entre otros, han logrado repuntar su industria, en México permanecemos inválidos, intocables de querer ver en los energéticos la pureza ideológica de la República que puede ser violentada cada vez que se impulsa su modernización y desarrollo en beneficio de compatriotas”.

Gage Francois señaló, que la Reforma Energética significa una gran oportunidad para hacer de México un país más competitivo que fortalezca la rectoría económica del Estado, que impulse el crecimiento económico con un nuevo modelo de desarrollo incluyente, optimizando la productividad y mejor calidad de vida para la población.

“Sin reforma energética, no hay desarrollo en el campo, ni en el sector agroalimentario y para crecer económicamente es fundamental contar insumos baratos como petróleo, sus derivados y energía eléctrica barata”.