Morante de la Puebla triunfador de El Paseo

Por: Mauricio Ramos

Fotos: Liz López

San Luis Potosí, SLP.- Morante de la Puebla con el corte de una oreja y la maestría en su lote fue el triunfador de la corrida de la Revolución celebrada en la Plaza de Toros ‘El Paseo’, la cual registró arriba de media entrada en sus tendidos.

Se lidió una corrida parchada, originalmente se había anunciado un encierro de Julián Handam, de los cuales rechazaron reses por no cumplir con el reglamento, por lo que lidiaron dos de Montecristo y un toro-toro de Guanamé mismo que fue aplaudido en la salida.

EL FESTEJO

Abrió plaza Morante de la Puebla, quien antes de dar paso fue una faena de las que dan ganas de escribir, pues simplemente bordó el torero, ante un toro de nombre ‘Corsario’ de Julián Handam, al que torero largo y con mucho sabor con el capote, rematando con una tersa media muy torera.  Con el capote, el de Puebla del Río estuvo enorme, corriendo la mano largo, templado y con la mano muy abajo; es decir más arte y clase es imposible de ver, destacando que fue una faena larga. Con la espada en el primer viaje dejó un pinchazo hondo y después hasta la cinta. Tarde pero el juez de plaza y sus acompañantes le dieron una oreja, misma que agradeció en el centro del ruedo para después resguardarse en el callejón, es decir sin pasear el trofeo.

El segundo de festejo, un toro joven llevó por nombre  ‘Enamorado’ que correspondió a Juan Pablo Sánchez, quien estuvo bien a la verónica. Con la muleta un toro de sobrada calidad al que le recorrió la mano largo y templado por ambos lados, era tan largo que el diestro no reponía terreno. Luego de pinchar dejó la espada en buen sitio, para ser premiado con una salida al tercio.

‘El Redentor’ fue el tercero del festejo un toro pitado de salida por el respetable con el que Arturo Saldivar realizó faena de valiente al estar con la muleta en la mano, poniéndose muy cerca de los pitones y corriendo la mano por el derecho, estuvo muy valiente. Con la espada estuvo pesado escuchó palmas en el tercio.

Morante de la Puebla enfrentó a ‘Cigarrero’ de la ganadería de Montecristo, un toro complicado con el cual el diestro estuvo poderoso, metiéndolo  la muleta para arrancar literalmente muletazos por ambos lados, calando los ejecutados por el derecho, incluso se llevó un susto quedándose colgado de los pitones sin consecuencia.  Con la espada la dejó entera aunque tendida en buen sitio la gente pidió la oreja pero el juez la negó.

‘Revolucionario’ de la vacada de Montecristo correspondió a Juan Pablo Sánchez quien estuvo tesonero desde capote, mismo que con la muleta enfrentó a una res que cambió de lidia, pues regatea las embestidas, pero que pese a ello el de Aguascalientes estuvo corriendo la mano por ambos lados con clase cuando el toro le embestía. Mató al primer viaje dejando media espada, para que la gente lo sacara al tercio.

Cerró plaza ‘Llanero’ de la ganadería de Guaname, un toro-toro con trapío y edad que enfrentó Arturo Saldivar quien estuvo bien a la verónica previa larga de rodillas.  Su labor la inició de rodillas en el centro del ruedo para ya de pie instrumentar por derecha largo ante un toro que metía bien la cabeza y que embestía con clase. Con la espada en el primer viaje la dejó a la mitad trasera, tomando la espada corta terminado en el quinto golpe.