lunes, 27 de septiembre de 2021

Cirrosis Hepática principal enfermedad por beber alcohol

  • diciembre 27, 2013
Realizaron-la-mesa-de-diálogo-Turismo-y-su-relación-con-el-sector-bebidas
San Luis Potosí, SLP.- Las festividades de fin de año son propicias para incrementar el consumo de bebidas alcohólicas, pero el abuso de estas sustancias está asociado estrechamente al aumento de accidentes automovilísticos, laborales y al desarrollo de sucesos violentos que por lo general terminan en desintegración familiar, advirtió el doctor Ricardo Velásquez Sánchez, director de la Clínica de Medicina Familiar “Pedro Barcena Hiriart”.
Explicó que en el aspecto de daños al organismo de los individuos bebedores, la principal complicación del alcoholismo es la cirrosis hepática, que es también una de las primeras causas de muerte y el indicador más fiel de la alta frecuencia con que un grupo poblacional consume alcohol. También es la “puerta de entrada” al consumo de otro tipo de drogas, lícitas o ilícitas. La ingesta inmoderada del alcohol es también un factor asociado a otras enfermedades como la gastritis, pancreatitis,  neuropatías periféricas, psicosis tóxicas, entre otras.
Dijo que el alcoholismo consiste en el uso, abuso y dependencia del alcohol. Esta última implica la pérdida del control en la cantidad que se ingiere y la incapacidad que provoca al enfermo en las diferentes esferas de su vida; la dependencia y la adicción al alcohol están determinadas por el uso temporal o prolongado de bebidas alcohólicas.
Destacó que existe una relación muy importante entre las personas que padecen alcoholismo y los accidentes de tránsito. Esta adicción también incide en una elevada proporción de accidentes de trabajo, acciones violentas y desintegración familiar. Además, el alcoholismo es una de las causas más recurrentes de ausentismo laboral y baja productividad.
Entre los factores de riesgo que se presentan destaca la influencia de la historia familiar en el consumo de alcohol. El hombre enfrenta una mayor presión de su grupo social por iniciarse e incorporarse al consumo de alcohol, sobre todo cuando los padres fueron o son bebedores. De la misma forma que otras adicciones, el alcoholismo afecta más a las personas con mayor susceptibilidad, como es el caso de los adolescentes.
Velásquez Sánchez, explicó que entre los síntomas se encuentra el Síndrome de abstinencia, que se caracteriza por la aparición de síntomas o malestares que se presentan después de disminuir la ingesta de grandes cantidades de alcohol, tras un consumo prolongado. Debido a que la abstinencia es muy desagradable e intensa, los sujetos con dependencia al alcohol continúan consumiéndolo a pesar de las consecuencias adversas, como una forma de evitar o aliviar los síntomas de la abstinencia.
Destacó que en México se presentan dos tipos de patrones de bebedores de alcohol: el primero se caracteriza por el consumo de gran cantidad en una ocasión, que es el más frecuente; y el segundo por el consumo excesivo crónico, propio de las personas alcohólicas.
Dado que el consumo de alcohol forma parte de nuestra cultura, es decir, socialmente es admitido y de fácil acceso, es muy común que las personas pasen por alto los riesgos a los que están expuestas.
En general, el alcoholismo se evita bebiendo con moderación. Esto puede lograrse si se deja pasar de 45 a 60 minutos entre copa y copa, tiempo suficiente para que el cuerpo se reponga adecuadamente del efecto del alcohol. Los especialistas recomiendan, en todo caso, que las personas convivan sanamente con su familia o sus amigos, que es el fin principal que se tiene cuando toma.
Sin embargo, cuando ya se padece la adicción, el tratamiento médico y psicológico permite corregir las alteraciones de la conducta e integrar a la persona a su ambiente natural. Cuando se toma, lo primero que debe hacerse es detectar si existe ya una adicción, lo cual va a ayudar a normar el comportamiento

© Copyright 2021