Continuará el frío y con ello la influenza

FRIO-(11)

San Luis Potosí, SLP.- El invierno en el estado es frío y suelen incrementarse enfermedades de temporada como la influenza estacional, por lo que el Seguro Social recuerda que una acción tan simple como el lavado de manos y no auto-medicarse pueden salvar la vida misma, indicó el epidemiólogo Hipólito Cano Gómez, coordinador de Información y Estadística del IMSS.

Recordó que derivado de la crisis de influenza de 2009, la población asumió una cultura de prevención en salud basada en el lavado de manos, evitar el saludo de beso y el uso de tapabocas, actitud que debe ser ser permanente, sobre todo lo que se refiere a las manos.

“El lavado de manos antes de que sea una labor de salud preventiva, debe ser un hábito personal y de limpieza constante, medida que se hizo fuerte con la aparición de la influenza AH1 N1”, indicó el especialista del IMSS.

Agregó que las manos son el principal reservorio transmisor de enfermedades, ya que con ellas se toca cualquier superficie infectada por bacterias o virus distintos.

Dio a conocer que el organismo humano reacciona de distinta manera, en donde un paciente inmuno-deprimido, diabético o en tratamiento de medicamentos, resultan más susceptibles a padecer enfermedades.

Recomendó ante la presencia de enfermedades de temporada, entre ellas la influenza estacional: evitar tocar objetos públicos, lavarse las manos constantemente, evitar saludo de beso y de mano.

Además alertó que ante síntomas de fiebre repentina, dolor de cabeza, flujo nasal, conjuntivitis, debe trasladarse inmediatamente al área de urgencias a fin de descartar o confirmar alguna enfermedad de riesgo.

Acudir a urgencias de hospital si se tienen síntomas como:

  • Persona de cualquier edad que presente o refiera haber tenido fiebre mayor o igual a 38 grados
  • Tos y cefalea
  • Flujo nasal y dolor articular
  • Dolor abdominal o torácico
  • En menores de cinco años, se considera como signo cardinal la irritabilidad, en sustitución de la cefalea.
  • En mayores de 65 años, no se requerirá la fiebre como síntoma cardinal.