lunes, 27 de septiembre de 2021

Continúa la monitorización de sobre peso en SLP

  • enero 13, 2014

Obesidad-Infantil

San Luis Potosí, SLP.- Durante la presente temporada de inicio de año, la demanda de servicios para la reducción de peso tiende a incrementarse, es por ello que la Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), intensificará las revisiones sanitarias a este tipo de establecimientos a fin de  dar cumplimiento a la normatividad vigente en la que se establece el manejo integral de la obesidad.

San Luis Potosí cuenta actualmente con 110 establecimientos bajo el giro de Consultorios de Control de Peso y Obesidad;  hasta el mes de noviembre,  se realizaron 85 vistas sanitarias a fin de corroborar tanto la infraestructura del inmueble como el profesional que atiende a los pacientes.

Una de las prioridades de la Secretaría de Salud, es garantizar a la población que demanda éste tipo de servicios, la seguridad de que se cumple con los requisitos mínimos indispensables de infraestructura, equipamiento e instrumental, además del cumplimiento a normas, manuales y documentos con apego a la Ley General de Salud.

Cabe hacer mención que durante las visitas de verificación, se supervisa que las clínicas de reducción de peso cuenten con un médico o nutriólogo responsable, el cual deberá presentar su  título y cédula profesional; el establecimiento debe estar equipado  con sala de espera, área para entrevista y exploración física, báscula con estadímetro, tablas de peso y talla de igual forma, y Licencia Sanitaria misma que se colocará a la vista del público.

Aunado a lo anterior, está prohibido se ofrezca al paciente medicamentos “secretos” o preparados ya que puede tratarse de anorexígenos que inhiben el apetito  o bien, alguna otra sustancia que puede poner en riesgo la salud de quien la consume.

Todos los medicamentos deben ser bajo prescripción médica, además de contar éstos con registro sanitario; queda prohibido el uso de diuréticos, prescribir tratamiento farmacológico para la obesidad en menores de 18 años, indicar aparatos electrónicos o mecánicos como única opción, así como promover vacunas, diuréticos, extractos tiroideos, fajas de yeso e inyecciones de enzimas.

Por lo que respecta al control nutricional,  las dietas deben ser balanceadas y establecidas para bajar un promedio de un kilo por semana ya que aquellas que prometen bajar hasta un kilo diario, pueden generar alguna descompensación.

La población que decida acudir a una Clínica para el manejo de la Obesidad,  debe observar que el establecimiento cuente con la infraestructura adecuada, Aviso de Funcionamiento y Licencia Sanitaria, que el personal se encuentre acreditado y que el tratamiento se otorgue de manera individual de acuerdo a las necesidades de cada persona, además de evitar consumir los llamados productos “milagro”, que ofrecen bajar de peso en una semana, ya que además de engañosos, pueden poner en riesgo la salud de la población.

 


© Copyright 2021