Festividad en el Oratorio de San Felipe Neri

Fotos y Texto: José  González  Hernández

León, GTO.- La comunidad oratoriana junto a sus sacerdotes la celebraron en el Templo del Oratorio, para darle gracias a Dios.

Por la ordenación sacerdotal del Padre Daniel Iván Reyes Hernández Co y los 30 años sacerdotales del Padre Pedro Flores Sánchez Co.

Hoy celebramos a nuestro gran santo, San Felipe Neri, padre de nuestra congregación y este merecido se dejo en las manos de Cristo, para que el viñador hiciera obras grandes por él.

Tanto así que se dejó en las manos de Cristo, para que Dios le ayudara y trajera muchos niños a la presencia de Cristo, Dios le otorgo en vida a San Felipe Neri el espíritu de amor, ese espíritu lo conocía, el espíritu es el espíritu de verdad donde iba él llevo el espíritu de verdad.

Donde iba él llevaba el espíritu de consolar a todos, el espíritu de esperanza hacía las demás personas y donde iba él llevaba siempre justicia y amor.

Por eso hoy nos acordamos de este gran santo, por eso decimos San Felipe Neri el profeta de la alegría, San Felipe Neri que daba la vida por los niños, San Felipe Neri quien trabajaba con los jóvenes a través de la cultura, San Felipe Neri quien daba la vida por sus presos.

San Felipe Neri supo resumir el evangelio y lo resumió de la siguiente manera: Él decía quien quiera algo que no sea Cristo no sabe lo que tiene. Y que no trabaje por Cristo no sabe lo que hace. Esto de conclusión de lo que escuchamos en el evangelio se pone en las manos de Cristo dará frutos de vida.