Diatomeas, organismos determinantes para el clima global.

Con-la-plantación-de-10-mil-250-árboles-refuerzan-el-programa-Forestación-Urbana

San Luis Potosí, SLP.- En la actualidad, las diatomeas (microorganismos protistas fotosintetizadores) y microalgas se consideran las principales responsables de las condiciones climáticas en la Tierra, pues son las encargadas de la fijación del CO2 global, y de la producción de oxígeno y de materia orgánica.

Así lo señala la maestra Jessica Viridiana García Meza, profesora-investigadora del Instituto de Metalurgia de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, autora del artículo principal del órgano de divulgación científica “Universitarios Potosinos”, número 172.

En su artículo, la especialista en el estudio de las diatomeas y sus propiedades asegura que éstas influyen de manera contundente en el clima global, la concentración de bióxido de carbono (CO2) atmosférico, y en el ciclo biogeoquímico del silicio.

“En cuanto a esto último, se sabe que las diatomeas controlan el ciclo de silicio en los diversos cuerpos de agua de la Tierra, de tal manera que cada átomo de este elemento en medio acuoso es incorporado en un promedio de hasta 39 veces, antes de que forme parte de los sedimentos como tierra de diatomita”, expuso.

La investigadora destaca que una estimación científica sitúa a las diatomeas como las principales actrices en asimilación de CO2 por medio de la fotosíntesis, para la producción de materia orgánica y oxígeno, es decir, la llamada producción primaria neta (PPN).

Así mismo, detalla que las diatomeas son microorganismos protistas fotosintetizadores de 10 a 100 micrómetros, que se caracterizan por su pared celular de celulosa (como algas y plantas) y singularmente, una mayoritaria dosis de silicio (> 56 por ciento del peso seco).

Estos organismos, por estar formados por silicio en forma de óxido de silicio (SiO2), poseen características similares al cuarzo o vidrio, por lo que las diatomeas parecen vivir dentro de una caja de cristal denominada “frústula”.

Otra propiedad de las diatomeas, destaca la iridiscencia y su importancia en la actividad fotosíntetica, pues la pared celular silificada o frústula presenta poros más o menos alineados, formando estrías perpendiculares al margen de la célula. La presencia de estos poros y estrías, así como la naturaleza silícea, subyace las propiedades iridiscentes de diatomeas.