24 febrero, 2024

Padres deben estar al pendiente de tratamiento del acoso escolar

22 septiembre, 2014

Compartir nota:

Facebook
Twitter
WhatsApp

Dip. Socorro Herrera Orta

San Luis Potosí, SLP.- La diputada Socorro Herrera Orta, presentó una iniciativa de reforma a diversos artículos de la Ley de Prevención y Seguridad Escolar del Estado de San Luis Potosí, con el fin de incluir la formación de talleres para los padres de familia para el tratamiento del acoso escolar.

De esta manera, se establece la obligación de los Comités de Prevención y Seguridad Escolar para, en coordinación con la asociación de los padres de familia de la institución educativa que se trate, la realización de talleres que deberán realizarse bimestralmente de manera obligatoria para los padres de los alumnos.

El mismo Comité de Prevención y Seguridad Escolar, deberá también evaluar el mejoramiento en la conducta de los alumnos dentro de la institución y la erradicación del acoso escolar.

En su exposición de motivos, la legisladora destaca que el llamado acoso escolar (o en inglés bullying) es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado tanto en el aula, como a través de las redes sociales, éste recibe el nombre específico de ciberacoso.

“Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en el aula y patio de los centros escolares. Los protagonistas de los casos de acoso escolar suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia, siendo ligeramente mayor el porcentaje de niñas en el perfil de víctimas. El acoso escolar es una forma característica y extrema de violencia escolar”.

El acoso escolar es un tipo de violencia que se caracteriza por una reiteración encaminada a conseguir la intimidación de la víctima, implicando un abuso de poder en tanto que es ejercida por un agresor más fuerte.

De esta manera, el alumno o alumna que sufre el maltrato, queda expuesto física y emocionalmente ante el sujeto maltratador, generándose como consecuencia una serie de secuelas psicológicas donde es común que el acosado viva aterrorizado con la idea de asistir a la escuela y que se muestre muy nervioso, triste y solitario en su vida cotidiana.

En algunos casos, la dureza de la situación puede acarrear pensamientos sobre el suicidio e incluso su materialización, consecuencias propias del hostigamiento hacia las personas sin límite de edad.

Esta iniciativa fue turnada para su análisis a las comisiones de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología; y, Derechos Humanos, Equidad y Género.

 

NOTAS RECIENTES