Buscan prevenir violencia de género en escuelas

PRIMERA-PIEDRA-ESCUELA-DANIEL-DIAZ,-COL-PRADOS-SOLEDAD-(3)

San Luis Potosí, San Luis Potosí.- A fin de armonizar la legislación en materia de equidad de género, la legisladora Socorro Herrera Orta presentó una iniciativa de modificación a diversos artículos de la Ley de Educación del Estado de San Luis Potosí.

En su exposición de motivos, la diputada manifiesta que la educación debe atender a las características de la vida de las niñas y adolescentes que articulan con su desempeño escolar, sus condiciones de vida y acciones para prevenir violencia de género.

“Por ello, de todos los ordenamientos legislativos, sin decir que tiene una importancia capital, la Ley de Educación es fundamental para la consecución del principio de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres, pues solo incluyendo la perspectiva de género entre quienes operan e imparten los servicios educativos que presta el Estado y entre las y los educandos mismos, pasando por madres y padres de familia y quienes ejercen la tutela, es que las acciones culturales que favorecen la discriminación que mayormente afecta a las mujeres podrán ir desvaneciéndose hasta permitir una nueva cultura de igualdad sustantiva”, señala.

De esta manera, se integran los conceptos de igualdad sustantiva, perspectiva de género, no discriminación y respeto a la dignidad y libertad de las personas.

Se establece que el estado tendrá la responsabilidad de garantizar que todas las personas, sin discriminación alguna, por motivos de sexo, edad, discapacidad, condición social o económica, condiciones de salud, embarazo, origen étnico, lengua, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil o cualquiera otra condición personal o familiar, tendrán acceso a los sistemas de educación y puedan permanecer en ellos hasta completar la escolaridad mínima obligatoria.

Además, se otorga a la autoridad educativa la facultad de fomentar la cultura de una vida libre de violencia y de discriminación, que contengan una visión transversal y una política integral con perspectiva de género orientada a la prevención, atención, sanción y erradicación de todo tipo de violencia de género; así como establecer programas educativos sobre derechos humanos que tiendan a modificar modelos de conductas sociales y culturales que impliquen prejuicios y que estén basados en la idea de la inferioridad o superioridad de alguno de los sexos y en funciones estereotipadas asignadas a las mujeres y a los hombres.

También se establece la obligación de eliminar de los programas educativos los materiales que hagan apología de la violencia contra las mujeres o contribuyan a la promoción de estereotipos que discriminen y fomenten la desigualdad entre hombres y mujeres; y fomentar y aplicar programas que permitan la detección temprana y atención de los problemas de violencia contra las alumnas y alumnos en los centros educativos a efecto de dar una respuesta urgente para las personas que sufren algún tipo de violencia.