Se requiere ampliación de Unidad de Delitos Cibernéticos

Dip. Alejandro Lozano Gonz+ílez

San Luis Potosí, SLP.- El diputado Alejandro Lozano González, dio a conocer que se requiere que la Unidad de Delitos Cibernéticos se amplíe a los Centros de Control y Confianza de los municipios, debido al avance en la operatividad de esta área de seguridad.

Luego de que se reformara el Código Penal, implementando un nuevo catálogo de delitos cibernéticos, quién se convierta en víctima de algún caso puede presentar su denuncia, al usar estas pruebas que quedan capturadas en cualquier dispositivo electrónico.

Según señaló el diputado Lozano González, la modificación ha permitido prevenir extorsiones o secuestros, “en caso de que alguien reciba una amenaza directa de una cuenta auténtica o aunque sea una falsa, de algún correo o mensaje, ya puede haber una denuncia con ese tipo de herramientas; está funcionando la ley”.

Mencionó que especialmente las mujeres se convierten en la más vulnerables para caer en extorsiones por parte de sus ex parejas motivados por resentimiento, las amenazan con la exhibición de fotos íntimas, o con publicar mentiras sobre su integridad moral o física, a cambio de dinero, o buscando reanudar la relación que mantenían.

Por lo que el legislador destacó que esta reforma, le ha servido de herramienta a quienes operan la Unidad de Delitos Cibernéticos en el Estado, porque se ha logrado un trabajo en conjunto y cualquier denuncia ciudadana se puede canalizar al C4, Centro de Control Comando, Comunicaciones y Cómputo.

Con este marco jurídico comete el delito de difusión ilícita de imágenes íntimas quien transmita, publique o difunda imágenes, sonidos o grabaciones íntimas obtenidas con consentimiento de la víctima, pero sin autorización para su difusión

Este delito se sancionará con una pena de uno a tres años de prisión y multa de ciento cincuenta a doscientos salarios mínimos.

Referente al delito de trata de personas se incrementa la pena cuando el victimario en el caso de que hubiere utilizado el internet, las redes sociales o cualquier mecanismo informático para generar un vínculo de confianza con la víctima.