Sría. de Salud obligada a supervisar productos del mar: Delia Guerrero

pesca-

San Luis Potosí, SLP.- Ante el incremento en el consumo de pescados y productos de río y de mar durante el periodo vacacional de Semana Santa, la Comisión de Salud y Asistencia Social de la LX Legislatura, a través de la diputada Delia Guerrero Coronado, hizo un llamado a las autoridades de salud a fin de que se verifique puntualmente la calidad y venta del pescado y marisco que consume la población.

En este sentido, la legisladora consideró que la población debe atender las recomendaciones de las autoridades de salud, para garantizar la compra de productos del mar y con ello, evitar enfermedades intestinales que puedan poner en riesgo la integridad de los consumidores. Pidió que se denuncie cualquier situación de riesgo, sobre la venta de productos en mal estado.

La legisladora destacó que, de acuerdo a las recomendaciones emitidas por las autoridades de salud, se establece que estos productos deben ser adquiridos en establecimientos reconocidos y de confianza, además de que cumplan las medidas sanitarias establecidas para su conservación y que garanticen las condiciones básicas de higiene y que puedan responder en caso de algún reclamo.

“De igual forma, los productos que se expenden al público en exhibidores abiertos deben mantenerse en cama de hielo; estos pescados deben tener un color característico, sin presencia de sangre u otras partículas que lo contaminen. Además de que los ojos deben ocupar toda la cavidad orbitaria y que sean transparentes, firmes, brillantes, salientes y de pupila oscura” agregó la diputada.

Convocó a los servicios de salud para que a través de su personal de inspección se establezcan los controles adecuados para prevenir la comercialización de pescado en mal estado, sobre todo, porque durante la temporada vacacional se incrementa el consumo de los productos de mar.

La diputada Delia Guerrero Coronado, también señaló que a la hora de comprar los productos de mar se debe tener en cuenta varios aspectos para garantizar su calidad.

“Que las manos del manipulador deben estar limpias y sin laceraciones o heridas en su piel; además, es recomendable que tenga una indumentaria que evite la contaminación de los productos. Además de que las branquias conserven el color rosado al rojo intenso, deben ser húmedas y brillantes, con apariencia homogénea, sin sustancias viscosas y con olor suave a mar” concluyó.