Información de Internet debe cotejarse: Sánchez Rubio

BIBLIOTECAS-MUNICIPAL-(3)

San Luis Potosí, SLP.- La gran mayoría de las publicaciones que se localizan en internet no están contrastadas, por ello la gente tiene que buscar a especialistas que laboran en las bibliotecas para que revisen el origen y calidad de la información que encuentran en la red de redes dijo la especialista Amparo Sánchez Rubio integrante del cuerpo facultativo de archiveros bibliotecarios y arqueólogos de España quien acudió a la UASLP para dialogar con estudiantes sobre el quehacer de los bibliotecarios.

Aseguró que uno de los retos que hoy en día tienen los encargados de una biblioteca, es conocer los parámetros para evaluar la información de calidad, sobre todo si proviene del internet.

Agregó que la información que es de interés y es creíble debe estar catalogada en las bibliotecas para consumo de los usuarios, pues debido a que la cambia día con día, porque el mundo avanza de manera constante, es que incluso las instituciones de educación superior que forman a los archivistas, bibliotecarios deben cambiar las técnicas para impartir esta profesión.

Dijo que los procesos para almacenar y organizar la información se actualizan constantemente, por ello un bibliotecario no debe quedarse en el pasado y tienen de adecuarse a las nuevas tecnologías para satisfacer las necesidades de los usuarios.

Sobre todo los profesionales, no deben quedarse anclados en el pasado, pues el acceso a unos contenidos y nuevo soportes de información tiene que ser aprendidos por los nuevos y viejos archivólogos para no verse rebasados.

De si será prescindible manejar diversos idiomas para ser un mejor bibliotecario y/o archivista, la especialista detalló que debido a que ahora que desde cualquier biblioteca se puede acceder a la información de cualquier parte del mundo, será más eficiente laboralmente hablando, quien domine diversos idiomas, pues la información estará almacenada en toda clase de idiomas y lenguas, por ello será importantísimo también aprender inglés para dominar gran parte de los contenidos que los usuarios de las bibliotecas requieren y que no están traducidos al castellano.