Urge cambiar el modelo actual de seguridad social, coinciden senadores y expertos

Senado

Fuente: Senado de la República

México, DF.- Es urgente cambiar el modelo actual de seguridad social en México, para evitar el colapso de las finanzas públicas, incrementar las pensiones de los trabajadores y revertir la pobreza, advirtieron senadores, académicos, representantes sindicales y sector empresarial, durante el primer panel de la “Semana de la Seguridad Social”.En su oportunidad el senador Isaías González Cuevas dijo que persisten retos significativos dentro del Sistema de Ahorro para el Retiro, por lo que se requiere de todos los sectores para realizar cambios que permitan adoptar una agenda que los fortalezca en beneficio de las pensiones de los mexicanos.

Dijo que dentro los retos se encuentra aumentar el ahorro per cápita de los trabajadores y generar mayor participación del trabajador en la evolución del mismo sistema; “debemos adoptar medidas fiscales necesarias para mejorar la tasa de remplazo y al mismo tiempo diluir el pacto fiscal”.

El secretario de la Comisión de Seguridad Social expresó que, debido a la alta rotación del personal que se observa en las empresas se impide la continuidad de la cotización de los trabajadores.

Es necesario aumentar la cuota social o solidaria a cargo del gobierno federal para los diferentes rangos de salario de cotización, a fin de establecer una aportación equivalente al diez por ciento del salario base de cotización, lo que permitiría a mediano y largo plazo resolver la tasa de reemplazo que obtendrán los trabajadores a su tiempo, concluyó.

Carlos Ramírez Fuentes, presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), destacó que las cuentas de los 53 millones de trabajadores suman 2.5 billones de pesos y han generado rendimientos de más de 6 por ciento, por 1.1 billones de pesos durante 18 años. Su importancia en la economía nacional es evidente, en el hecho de que todos los sectores de la economía nacional han sido tocados por los fondos de pensiones.

Sin embargo, reconoció, existen grandes retos, como evitar que la deuda en el pago de pensiones por parte del Estado crezca a un nivel grave y se convierta en un lastre para las finanzas públicas; también es necesario impulsar el ahorro voluntario en las cuentas individuales de parte de los trabajadores, o de lo contrario no lograrán una pensión suficiente; y a esto se suma la necesidad de eliminar las limitaciones al régimen de inversión de las Afores, a fin de que gocen de mayor rentabilidad.

En paralelo, agregó, es necesario fortalecer el programa “65 y más”, junto con otros modelos no contributivos como el Seguro Popular, que registran experiencias internacionales exitosas para ofrecer garantías a la población que no goza de seguridad social.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Gerardo Gutiérrez Candiani, indicó que el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) aporta más del 4.3 por ciento del PIB al sector productivo y es clave en áreas de energía, infraestructura, construcción y telecomunicaciones, por tanto es una palanca de financiamiento para el crecimiento del país.

No obstante, el sistema registra debilidades, como una gran fragmentación de prestaciones, que deriva en que sólo se dé cobertura a un tercio de la población y al resto se le da una protección marginal a través de programas no contributivos, como el Seguro Popular. Esto es un factor que reproduce la pobreza.

La dispersión registra más de 100 sistemas de pensión, de los cuales menos de diez cuentan con suficiente fondeo, puntualizó, tan sólo los planes públicos de pensiones representan obligaciones laborales por más de 17 billones de pesos, a los que se suman los compromisos asumidos con el Seguro Popular y la Pensión de Adultos Mayores.

En lo anterior coincidió el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Juan Pablo Castañón Castañón, quien agregó que otro gran reto a enfrentar, es la carga de pensiones de los trabajadores del Estado, a nivel federal, estatal y municipal, pues el crecimiento del gasto pensionario federal rebasa el 14 por ciento anual.

Sólo en la primera década de este siglo, el pago de pensiones por parte del gobierno federal aumentó en 433 por ciento, y las proyecciones apuntan a cerca de un billón de pesos al finalizar el presente sexenio. “No por nada se les ha calificado como un mal crónico y una bomba de tiempo, ante lo cual se debe actuar con responsabilidad”, subrayó.

Recordó que dentro de la Agenda Por México, consensada desde 2011, el sector privado planteó tres prioridades dentro de una nueva reforma de seguridad social: pensión universal mínima garantizada; revisar sistemas de retiro del sector público y la restructuración del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que le dé viabilidad financiera; y eliminar duplicidades en los sistemas de pensiones.

Gustavo Leal Fernández, académico de la UAM-Xochimilco, moderador del foro, hizo énfasis en las expectativas generadas en torno a una nueva reforma en seguridad social, pues a 217 años de su creación, el sistema no es capaz de proporcionar pensiones dignas a los trabajadores en retiro.

En cuanto a las Afores, estableció la necesidad de que se dé un viraje para crear un modelo de oportunidades reales de mayores y mejores inversiones, en el que además se establezca una mayor aportación de los trabajadores a las cuentas individuales, pero también del sector empresarial que es financiado por este sistema de ahorro.

En representación del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Gerardo Montenegro Ibarra afirmó que el SAR tiene pendientes y rezagos que no permiten favorecer la condición de los trabajadores y sus familias.

Enfrentamos una serie de condiciones de carácter social y económico, por lo que es indispensable estimular mayor competencia en el mercado de las aseguradoras especializadas en pensiones, e impulsar la creación de una aseguradora pública, para apoyar la regulación del mercado y disminuir el costo de los seguros de renta vitalicia, expresó.

Dijo que es necesario que el Congreso haga una evaluación permanente de los temas pensionarios, a fin de evitar la prevalencia de dogmas en este tema, así como para realizar los ajustes necesarios ante las fallas del modelo.

Braulio Nava de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) subrayó que la seguridad social debe mantener los principios de universalidad, integralidad, solidaridad y responsabilidad pública, además de reconocer que a la sociedad, en toda su compleja evolución, se le plantean nuevos paradigmas.

La seguridad social es el eje fundamental para transitar a la formalidad laboral, por lo que se requiere afrontar el incremento del trabajo informal en todas sus vertientes, a fin de garantizar el acceso y goce de una pensión para todos los trabajadores

El dirigente de la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), Rodolfo González Guzmán, señaló la necesidad de establecer mecanismos para evitar que se desvirtúen los contratos por outsourcing, pues actualmente la mayoría de las contrataciones se realizan por honorarios asimilables, por tanto no hay cotización en seguridad social, y los nuevos trabajadores quedan sin posibilidad de solicitar un crédito para vivienda o contar con una jubilación.

Acorde a la Auditoría Superior de la Federación (ASF), apuntó, al cierre 2013, el grupo de trabajadores con 36 años o menos alcanzará una pensión de 30.7 por ciento de su salario; de 37 a 45 años de 19.9 por ciento, inferior a la pensión básica garantizada; 46 y 55 años, de 13.8, y los mayores a 55 años, apenas lograrán 5.2 por ciento de ahorro, lo que es absolutamente insuficiente.

Por lo anterior, apuntó, los trabajadores se pronuncian porque, en lugar de una aportación obligatoria vía impuestos, como propone el sector empresarial, se impulse una reforma para que las empresas productivas crezcan y, de forma paulatina, incrementen los salarios de los trabajadores, quienes podrán así aportar mayores recursos al erario e incrementar el ahorro voluntario.

La propuesta del sector sindical, sintetizó, es elevar salarios; que patrones y gobierno ofrezcan mecanismos de emparejar; facilitar el proceso de aportaciones voluntarias; ampliar y transparentar la información de las Afores y conceder mayores incentivos fiscales al ahorro voluntario.

Marcos Barrasa Gómez, subsecretario de Previsión Social de la República de Chile, dijo que es importante asumir que todos los modelos de pensiones están sujetos a depresiones del sistema, como la regulación del mercado, incremento en la esperanza de vida, inserción laboral intermitente de las mujeres, “por ello, las soluciones deben adecuarse a la legitimidad donde el cotizante perciba que sus recursos están bien provisionados y se redituarán correctamente”.

Durante su conferencia magistral en la que expuso sobre el sistema chileno de pensiones, aseguró que la reforma de 2008 en ese país, permitió la posibilidad de construir nuevos acuerdos políticos y democráticos, que permitieran modificar el pacto civilizatorio en materia de seguridad social y, por ende, la capacidad para buscar fórmulas que equilibren las responsabilidades individuales con las colectivas.