Se propone un mayor equilibrio en la entrega de participaciones federales a municipios

Congreso

San Luis Potosí, SLP.- El diputado Jorge Adalberto Escudero Villa, presentó una iniciativa con proyecto de Decreto, que plantea reformar disposiciones de la Ley de Coordinación Fiscal del Estado de San Luis Potosí, a fin de abonar en el desarrollo de los municipios más pequeños y en pro de sus habitantes.

El legislador argumentó que en nuestra Entidad, de un 100% de recursos a repartir a través de los diferentes fondos que prevé actualmente la Ley de Coordinación Fiscal del Estado de San Luis Potosí, el Ejecutivo del Estado ejerce por potestad legal el 80% de los recursos provenientes de la Federación o por propia recaudación, dejándole el 20% restante a los 58 municipios.

“Si tomamos en cuenta el cociente arriba expresado, que prioriza la participación económica al número de habitantes, resulta claro que los siete municipios que han sido polos de desarrollo histórico en nuestro Estado se llevan el 80% de estos últimos, dejando a los 51 municipios restantes con un 20% a ejercer, que en todo caso es un poco más del 5% del 100%, por lo que resulta claro e inexplicable el desequilibrio en la entrega de participaciones”.

En este sentido, explicó que la iniciativa no persigue otro fin, que el de solidarizarse con los municipios más pequeños, a efecto de abonar a su desarrollo en pro de su población.

“Siempre señalamos de manera muy fuerte a los ayuntamientos cuando éstos piden dinero prestado, pero la verdad de las cosas es que no tienen dinero para solventar cuando menos lo que mandata el 115 constitucional que es agua, drenaje, alcantarillado, pavimentación, seguridad que es  un rubro muy importante, si nos apegáramos estrictamente a lo que dice la Constitución inclusive estaríamos pensando  en la desaparición de varios ayuntamientos”, indicó.

Indicó que en la actualidad hay 30 ayuntamientos que están en quiebra técnica,  es decir que con el dinero que reciben de participaciones más sus ingresos propios,  es imposible que solventen su deuda, pero además se genera otra distorsión social porque como no hay obras y  servicios en sus municipios no se generan empleos, entonces los ciudadanos de esos municipios migran a los municipios donde sí se genera obra,  de tal suerte que éstos tendrán mayor población  y los otros se irán despoblando, condenándolos no solo a la miseria sino a la desaparición de ellos.