lunes, 20 de septiembre de 2021

Desecho de televisiones analógicas pueden ser dañinas a la salud y al ambiente

  • diciembre 20, 2015

 DR. ALFREDO AVILA GALARZA IMG_0568

San Luis Potosí.- Como parte de la transición a la televisión digital terrestre, en gran parte del país la ciudadanía se ha visto obligada a comprar una televisión digital, destacó el doctor Alfredo Ávila Galarza, profesor-investigador de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Sin embargó, el catedrático universitario exhortó a la población a no deshacerse de sus dispositivos analógicos, o bien llevarlos a un centro de acopio para que sean reciclados de manera correcta, ya que si van a los dispensadores de basura, las televisiones contienen altos tóxicos que pueden dañar severamente la salud de las personas y el medio ambiente.

Se estima que en San Luis Potosí hay alrededor de 700 mil televisiones analógicas no serán utilizadas y al no contar con un programa adecuado para su correcto reciclaje y la disposición final de estos dispositivos electrónicos probablemente van a terminar en los basureros o rellenos sanitarios del Estado: “el problema con estos dispositivos es que contienen metales pesados entre ellos monóxido de plomo, el cual principalmente es una sustancia que se encuentra en los tubos de rayos catódicos que tenemos que meter la imagen a la pantalla y esto también tiene además otros metales pesados altamente tóxicos”.

Indicó que estos contaminantes pueden hacer daño en el organismo a través de la inhalación o la ingesta, altamente tóxicos porque afectan principalmente el sistema nervioso y otras repercusiones importantes en el organismo como la afectación en el producto durante el embarazo, también afecta los huesos, pérdida de memoria asimismo, en los niños genera bajo desarrollo.

De ahí la importancia de darle un manejo adecuado a estos residuos para evitar que se incorporen al medio ambiente: “antes de pensar en deshacerse de estos dispositivos, es importante la generación de una fuerte campaña de información porque la sociedad no estamos informados a detalle sobre la posibilidad de seguir utilizando nuestro televisor analógico, este dispositivo puede continuar funcionando si se adquiere un decodificador y una antena apropiada, cuyo costo del mercado no supera los 700 pesos, mucho menor al de una pantalla”.

El doctor Ávila Galarza enfatizó que estas televisiones pueden seguir funcionando con la adquisición de estos dispositivos y también pueden reutilizarse en la casa para que los niños utilicen videojuegos y para ver películas: “yo pienso que hay antes de pensar en tirar el televisor se deben considerar estas opciones, pero si está es el la decisión que toman las familias es importante que la autoridad implemente programas de información para indicarnos dónde se ubican los centros de acopio para los televisores, y que éstos sean accesibles en todo el territorio potosino hasta a las comunidades alejadas”.

Señaló que al no tener esta información los televisores pueden terminar en tiraderos cielo abierto contaminando el suelo o un lago.

“Tengo entendido que San Luis Potosí existen 14 centros de acopio registrados por la Semarnat, pero considero que en este proceso de transición realmente las autoridades no se han puesto bien las pilas y son muy pocos los centros de acopio que realmente están operando. Es importante que estos centros funcionen bien y en todos los municipios del estado y sean accesibles para que la gente deposite esos residuos y una vez que acopien estos televisores se realice un programa adecuado para la disposición final de éstos para procurar el reciclaje y reutilizar sus materiales”.

Finalmente destacó que los programas de acopio deben de contar con la tecnología adecuada para el reciclaje de estos materiales para recuperar los tóxicos: “se requiere un manejo adecuado de residuos para que con la tecnología adecuada se recuperan los materiales utilizables sin provocar mayores índices de contaminación, principalmente el monóxido de plomo que es una sustancia que en algunos televisores se encuentra hasta en cantidades de 2 kilogramos y otros metales pesados altamente tóxicos que afectan principalmente el sistema nervioso y también los organismos como el hígado, y en el ambiente contaminado la tierra,  el agua y la fauna acuática”.


© Copyright 2021