Para Juanito Carreras, SCT y el taxismo, el sol es lo de menos… Juanito promueve la violencia contra uber

Por: Everardo González Castanedo

La filosofía popular es una de las más sabias herramientas que tiene el pueblo para entender o al menos tratar de despejar las mentiras y falsedades que le quieren recetar los apoltronados actuales gobernantes del destino estatal de nuestra entidad.

Dice el dicho que el sol sale para todos, sin embargo, tal exclamación popular parece querer ser borrada del mapa por malvados funcionarios que habitan y se acomodan sabroso en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y el Palacio de Gobierno, ahí, donde dice Juan o Juanito o el Güerito Manuel Carreras que trabaja por el bienestar de los potosinos.

En la SCT, un ser de ojos maquillados y maneras suaves bautizado como Ramiro Robledo, ha emprendido una campaña sanguinaria contra todo aquello que huela, se vea y parezca Uber, sí, esa empresa tan famosa, manoseada y que sin embargo da de comer a cientos de familias en el estado. Y es que no vaya usted a creer que de nuevo amanecimos con ganas de jorobar al vecino, o al de la SCT o al señor que pseudo trabaja en la Gubernatura, no, la vedad no, pero dicha campaña anti Uber ya parece caza de brujas nomás porque los señores funcionarios andan casados con uña y mugre con otro sector de esos que dan miedo por tan gorilas, los señores concesionarios taxistas.

Vaya. No crea que hablamos de todo el taxismo potosino, créame, este merece todo el respeto como cualquier otro sector, y miles de familias han podido vivir gracias a la noble profesión del volante, pero también mire usted que por uso cuantos la llevan todos.

Vayamos por partes dijo el carnicero. Ante todo, insistimos, el sol sale para todos, y sería inconcebible pensar que donde trabajan taxistas no puedan trabajar los de una empresa como Uber, misma que hasta ahorita, ha mostrado más ventajas, seguridad y tranquilidad para muchos usuarios.

Por su parte, los señores de la SCT y de la Casa de Desgobierno, digo, de Gobierno, se frotan las manitas suavecitas que tienen, igual que sus maneras, al tener en el taxismo potosino un botín del que nadie habla y que parece ser el origen de todos los desencuentros entre Uber y taxistas: VOTOS, sí, así como lo lee, los taxistas, por años, vaya, más bien dicho desde siempre, han dado votos, apoyo, movimiento, brazo armado y fuerza al PRI.

Por la historia del tricolor han pasado y pasado y seguirán pasando los taxistas como líderes, como fuerza de voto, como gorilas defensores del tricolor en el estado.

Los de Uber… pues no, por ello son cazados por inspectores de la SCT, por taxistas pandilleros, por policías obligados por contrato a obedecer al gobierno.

Pero pues carajo, el sol sale para todos. Hasta cuando permitirá la ciudadanía ser presa de los caprichitos de los taxistas, que a la hora que quiera y donde quiera bloquean y se arman y ni siquiera la policía es capaz de enfrentarlos porque están protegidos por Carreras.

¿Hasta donde llega la putrefacción de los moches y prostitución del voto entre el taxismo y el gobierno? Pos sabe, dirían, pero de que apesta ¡ apesta!

Y el que mal, muy mal, malísimo se ve, es el Güero Carreras, el Piolín, el sin blanquillos (esto último es falso porque a leguas se ve que los taxistas se los tienen bien agarrados). Que mal se ve el gobierno prohibiendo, cazando, manipulando, entorpeciendo el libre albedrío de la población potosina que no soporta más a la fauna taxista (no toda, aclaramos) que atormenta con sus Tsurus y maneras todo menos educadas, a los usuarios.

Bestias al volante y bestias que los apapachan. Qué gacho que el sol no salga para todos en este gobierno, la neta.

Como siempre lo digo y les aclaro a los empleados del Gobierno:

NO TOMO

NO FUMO

NO USO DROGAS

NO TENGO VÍNCULOS CON ALGÚN GRUPO DELICTIVO

PD: Quiero saludar a los federaletes Jaime Pineda y Raúl Alanís, quienes supuestamente me odian, pero la verdad me vale…