Juan Manuel Carreras te felicito… en verdad Más y Mejor sin duda… En verdad Beatriz Benavente tiene calidad moral y de pilón presidenta de comisión de seguridad ?

Por: Everardo González Castanedo

Han pasado unos días desde que el gobernador del Estado, Juan Manuel Carreas López, presentara su tercer informe de gobierno. Todo felicidad, todo hermosas cifras, todo, más y mejor, eso, ni quién se atreva a dudarlo.

Efectivamente, tenemos más y mejores asesinatos, más y mejores feminicidios, más y mejores robos oficiales, corruptelas, funcionarios que no funcionan, pérdidas millonarias para el estado debido a la desconfianza, al atragantamiento de vivales que literalmente se joden al pueblo… más y mejor.

Desde estas líneas destacamos sin duda que lo malo del estado, lo peor de sus funcionarios, lo más jodido de sus acciones, sin duda se ha hecho más y mejor.

Sería absurdo aplaudirle algo al informe y al informante, tan absurdo como que haya tenido que pedir aplausos en plena presentación porque de plano, ni siquiera los lamebotas supieron encontrarle gracia a las cifras presentadas.

Habría que preguntarle al ciudadano, ese, que se parte todos los días el lomo, de qué le ha servido o beneficiado que Juan Manuel Carreras presente tan hermosas cifras si los de a pie salimos, vivimos, soñamos con miedo, con incertidumbre de qué diablos está sucediendo en Palacio de Gobierno que no activa el sentido común.

San Luis Potosí está sumido en el pasado, en la sangre, los ya cientos de muertes, los cientos de asaltos, de autos robados, de falta de empleos bien remunerados, ojo, bien remunerados.

Para el indígena potosino, el Estado, encabezado por el gobernador, le queda a deber. Siempre le han debido. El gobierno carrerista ha apostado por la hipoacusia, por ignorar al de a pie, por ignorar al obrero, al ama de casa, al automovilista, al oficinista, al periodista, al estudiante, a todos, prácticamente a todo aquél que viva en esta tierra.

Es un insulto, una bofetada a la razón, que este gobierno pretenda decir que vamos mejor si ni siquiera se ha logrado atacar de raíz los males que aquejan al ciudadano, a ese, al que no le importan las cifras de inversión extranjera, propia o nacional, a ese que le valen gorro las elucubraciones de los sindicatos y su rehén gobierno, al ciudadano que no le importa saber cuántos puntitos estamos arriba o debajo de las cifras nacionales.

Al ciudadano le interesa saber cuándo puede salir de su casa a trabajar y hacerlo sin enfrentarse a una colapsada ciudad por falta de planeación e inversión. Al ciudadano le interesa saber si puede salir de casa sin temor a que al regresar ya no tenga nada; al ciudadano que quiere transitar en paz sin que lo asalten. A las mujeres que no quieren ser una cifra más en feminicidios, a las estudiantes que quieren ser y estar sin ser acosadas, victimizadas, violadas, asesinadas, todo, porque la política oficial es que el feminicidio se trata con programitas austeros, siendo que las organizaciones sociales llevan años luchando con ese problema sin el más mínimo apoyo oficial.

A San Luis Potosí no le hacen falta más espectaculares con el rostro de un gobernador y una grotesca y fría sonrisa anunciando obras y logros, al Estado, a los potosinos, les hace falta un gobernador humano e interesado realmente por la sociedad.

No queremos más y mejor, sólo queremos vivir como ciudadanos en un Estado que se preocupe por nosotros. Parece imposible que estados vecinos tengan un crecimiento social, de infraestructura, económico, de leyes, de formas, muy superiores a las de un San Luis Potosí rehén de unas cuantas familias y de políticas que sólo se arrojan a recaudar dinero para unos cuántos.

Pero vamos a ser justos. No todo en este juego es culpa del titular Juan Manuel Carreras. Detrás de él, debajo, enfrente, atrás, por todos lados, funcionarios juegan sus cartas para allegarse poder y dinero, a lo menos, poder vivir del erario sin problemas.

En el reciente electo Congreso del Estado, la cosa no va mejor, el agandalle tricolor sigue haciéndose presente con unos despistados nuevos diputados que así, a la brava, nombran a Betty Benavente como titular de la Comisión de Seguridad… ¿y cómo por qué? De qué méritos goza la diputada sino es haber estado ya pegada al seno oficial durante varios años, sin brillar más que para cosas negativas.

¿Quién es para vigilar o hacer contrapeso a un Estado que de lo que más adolece es de seguridad? Pueden ser casualidades, fichas que se acomodan, favores que se pagan o que se van a establecer, lo cierto es que una de las comisiones más importantes del Congreso del Estado queda en manos que jamás han trabajado para otros sino sólo para sí.

Del lado del Ayuntamiento, parece que la sombra oficialista no se queda atrás. Ahora todos quieren, aman, necesitan a Xavier Nava, todos los que en algún momento lo aplastaron con sus críticas, ahora le quieren imponer a recomendados y funcionarios, todo, desde unas oficinas en Galeana, donde La Familia le quiere acomodar al nuevo alcalde hasta al personal del aseo.

Tristemente, muy tristemente, muchas de esas maravillas acomodatrices y de movimientos estratégicos, tienen su origen en la aprobación del gobernador Juan Manuel Carreras, quien sí, hay que reconocerlo, nos ha dado todo lo malo… más y mejor.

Les repito:

NO TOMO

NO FUMO

NO ME DROGO

NO TENGO VÍNCULO CON GRUPO DELICITIVO ALGUNO

AL TEKMOL YA NI EN FOTO LO VEO

Con gusto respondo:

@Srdeportes

Lo anterior en apego al artículo Sexto Constitucional.