La política de las tragedias hay potosinas de primera… o queridas de Galeana

Por: Everardo González

Quiero creer que en unos miles de años, cuando la humanidad se haya ido al carajo por completo, valientes exploradores de otros mundos, entre los que habrá expertos en arqueología sideral, visitarán lo que en algún momento fue México, obvio, pasarán por lo que fue conocido como San Luis Potosí.

Excavarán y encontrarán vestigios de un estado que tuvo como máxima obra algunos puentes y… bueno, creo que es todo. Lo risible del asunto es que les jugaremos a dichos exploradores la más cuenta de las bromas, porque sin duda se rascarán la cabeza tratando de descifrar cómo carajos una civilización hizo para creer y luego autodestruirse… sin duda será complicado para ellos entender la tragedia de nuestro pueblo.

Va a decir que ando muy fumado, pero no, ni siquiera el tabaco soporto, pero sin duda es de pensarse como la clase política de San Luis Potosí parece empeñada en desevolucionar y destruir lo hecho.

Para empezar, vayamos por donde se empieza, es decir, el principio. Estamos a unos días de que el señor gobernador Juan Manuel Carreras emprenda sus pasos muy seguros a la casa de los vecinos, esos, los diputados. Ahí, explicará las razones por las que San Luis Potosí está bañado en sangre y las formas en las que se “trabaja” para hacer como que no pasa nada.

Que triste que tengamos que llegar al punto de que un inútiles gobernador y gabinete tengan que explicarle a otros inútiles diputados los inútiles pretextos para decir así, bien bonito, que… es inútil, la inseguridad está enraizada en el estado (pero que podríamos estar peor que otros estados, aseguran y asegurarán los funcionarios).

Y bueno, es que inseguros estamos todos, quizá los que menos, son los afortunados que cuentan con escolta, como la diputada Betty Benavente, quien se siente que vive en peligro constante ante las cuentas, malvadas, agresivas y casi casi endemoniadas palabras del diablo en persona, alias el diputado Edgardo, quien aunque hay que reconocer que tuvo un lapsus medio feíto y misógino, dudamos que realmente alce un dedo en contra de sus compañeras. Pero bueno, eso bastó para que la diputada denunciara, gritoneara que se sintió agredida y que ordenara, sí, como lo lee, ordenara a la ya de por sí menoscabada Secretaría de Seguridad Pública del Estado, que le pusiera unos guarros.

Que feo que haya ciudadanos de primera, de segunda y de tercera clase. Aún hoy, en pleno 2018, casi 2019, la maquinaria oficial se mueve en joda para proporcionarle a una de nuestras más sesudas empleadas del Congreso, una custodia policiaca.

Imagínese que a usted lo amenazan casi diario, que amenazan a su familia, a sus conocidos, que vive en la incertidumbre de si la va a librar por la noche, si ya de plano el miedo es parte de usted, como el sueño, como el comer, como el ir al baño, y que nadie lo cuide y nadie lo pele… ¿es feo no? Así vivimos muchos que por nuestra labor somos amenazados y otras (dícese de Betty Benavente and friends) por que les hablaron feíto ya tienen seguridad… ¿verdad que sí hay ciudadanos de primera y segunda clase?

Los demás, que nos cuidemos solitos, total, según Carreras, Caco & Company (disculpe usted la gringada pero estaba viendo una serie de abogados en el nesflis), en SLP de las Tunas, no pasa nada.

Al carajo las denuncias de la ciudadanía. Al carajo las denuncias de los periodistas, aquí me incluyo, cuyas incómodas palabras nos ponen en peligro y aunque hemos denunciado una y otra vez, aunque hemos sido amenazados una y otra vez, nos niegan protección. Total, desaparecer periodistas, seguir solapando la violencia homicida contra mujeres, continuar abrazando y apapachando delincuentes bajo el nuevo sistema de justicia, seguir diciendo que San Luis está mejorcito que otros lares del país, seguir robando a diestra y siniestra los recursos de la ciudadanía que trabaja y paga impuestos, seguir soportando a personajes de primer mundo como los del gabinete y sus achichincles, continuar permitiendo que la ciudad sea destruida hasta parecer campo lunar… total, seguir como estamos con quienes estamos como gobernantes, es lo de menos mientras ellos estén escoltaditos, seguritos, acostaditos calientitos en su camita mientras al resto de los mortales, se los lleva el carajo.

Fíjese nomás en el monigote que tenemos como alcalde de San Luis Potosí. Muy fifí dirían unos, muy bien nacido dirían otros, la cosa es que Xavier Nada, digo Nava, es feliz destruyendo su apellido y ya de paso, lo que queda de la capital potosina.

El bla bla bla de su campaña se hizo realidad, la verdad, pues ha cumplido al pie de la letra y sólo ha hecho, precisamente, puro bla bla bla.

Desde su equipo de comunicación social que no alcanza ni siquiera a percibir la forma absurda como destruye a su patrón (que mejor les hubiera ido con niños de preescolar que escriben, hablan y se expresan mejor que los que tiene como funcionarios) hasta sus mega contratos a la mala, millonarios y que de nueva cuenta, dejarán una deuda tan profunda como el infinito a una capital ya de por sí endeudada desde hace años.

Insisto, estamos desevolucionando como humanos con estos personajes en el poder. Por eso mi reflexión marciana sobre el futuro de la humanidad. Esos exploradores se comerán el cerebro tratando de explicarse por qué nos cargó el carajo, ja, ja, nunca sabrán que fue porque tuvimos políticos como los que tenemos.

(Fuera de broma, que tristeza la nuestra con nuestros tristes funcionarios)

Recuerde que no fumo, no tomo, no me drogo, no como carne, ya como frutas y verduras.

No soy vocero de ningún cártel ni de políticos (que casi es lo mismo)

No me quiero bañar porque hace frío

No me acuerdo de Tekmol ni compañía y mucho menos me perderé la comparecencia amañada de Carreras con sus cuates del Congreso (sepa usted querido ciudadano, que toda la semana pasada los diputadetes, federaletes de seguridad y otros personajes igual se sombríos, estuvieron acudiendo a Palacio a ponerse de pechito con el gober. Le digo, la comparecencia no dejará nada ni para bien ni para mal)
Con gusto respondo:
@Srdeportes

Nos apegamos al artículo Sexto Constitucional