Crece el apoyo a la oposición venezolana, militares siguen con Nicolás Maduro

ANI

Caracas,  Venezuela.- La oposición se fortaleció en calles y después de las protestas que sacudieron el país en 2017,  le permite ganar terreno ante el actual presidente Nicolás Maduro, sin que haya conseguido la salida de este del poder. Otro triunfo del día es el que ha conseguido el líder Juan Guaidó que ha conseguido la solidaridad de buena parte de la comunidad internacional.

El juramento que hizo Guaidó al declararse presidente “encargado” de Venezuela fue ovacionado por la multitud que lo escuchaba. El apoyo de la calle se antoja total para el joven opositor. La noche de previa a la manifestación de la oposición, de acuerdo al Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, hubo 65 protestas violentas en Caracas en contra de Maduro.

Su anuncio tomó a algunos diputados y políticos de oposición por sorpresa y no ha sido compartido de manera unánime. Sectores moderados de la oposición han insistido en que Guaidó, militante de Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López debe tener la cabeza fría y asumir progresivamente la estrategia opositora, procurando una negociación política. Tampoco ha dejado contentos a los sectores más intransigentes, que llevaban días recriminándole que no hubiese asumido la presidencia antes.

Solo Andrés Manuel López Obrador de México se mostró neutral en el apoyo a Venezuela, ya que argumentó que en México tiene muchos problemas que atender antes que la problemática de otra nación, por otra parte países de América y Europa brindaron todo el apoyo a Guaidó, entre ellos Donald Trump quien manifestó que apoyará la recuperación integral de la democracia en Venezuela.

Guaidó ha podido remontar dos semanas de vértigo, que incluyeron un intento fallido de captura por parte de la policía política chavista y amenazas abiertas de prisión que no se han concretado. Durante la tarde del martes, terminada la concentración, hubo rumores de que se había asilado en la Embajada de Colombia, lo que fue desmentido poco después.

Mientras sus críticos han intensificado el pulso a Maduro, el líder venezolano, como respuesta, ha decidido romper relaciones diplomáticas con Estados Unidos y colocan a Miraflores ante la peliaguda tarea de soportar en el país la presencia indeseada y de un hostil operador político de carácter inevitable.