Obra ‘ganada en licitación’ por los Torres Corzo se vino abajo… Gabriel Rosillo la había alabado

San Luis Potosí, SLP.- El contralor Interno de Gobierno del Estado Gabriel Rosillo, presumió hace unas semanas haber realizado una supervisión a detalle de la obra que desde hace varios meses se construye en el distribuidor Juárez, la cual prometía ser una construcción magna que daría conectividad en la localidad.

Sin embargo, pareciera que el Contralor Interno no tiene ni la más mínima idea de los conceptos básicos de seguridad, pues prueba de esto no es solo la caída de la cimbra del nuevo brazo vial, sino también las condiciones bajo las cuales laboran los trabajadores que tienen a su cargo la edificación de uno de los brazos.

Fue en febrero del 2018 cuando esta importante obra inició con recursos federales y lo que pagó como multa la Ford Motor Company, al cancelar su instalación en San Luis Potosí, y según ganada en licitación realizada en septiembre del 2017, por las empresas Sánchez Valdez Construcciones, Maquinaria y Renta de Zacatecas y Constructora Santos Chisum,

Aunado a la indolencia del funcionario del ejecutivo, destaca la indiferencia del Gobernador del Estado, que el día de los sucesos en lugar de acudir al lugar de los hechos, prefirió quedar bien con la gente fifí de San Luis Potosí y acudió a la toma de protesta de la nueva presidente de Canacintra.

La caída de la construcción no es solo un error humano, es también un reflejo de la corrupción que hay involucrada en la licitación de la obra de la cual se desprende la selección de las empresas, en donde coincidentemente se involucra a una de las familias más prominentes de San Luis Potosí como lo es Torres Corzo, además de una empresa dedicada a la renta de maquinaria.