“EDUCACION VIAL Y CONCIENCIA CIUDADANA”

“PODER CIUDADANO”

Por: Arturo Ramos Medellín

arlequin2020@hotmail.com

En días pasados se generó un debate público en torno a la posibilidad de prohibir el acceso vehicular de manera permanente al Parque Tangamanga I, esto derivado de un accidente sucedido dentro del Parque  causado por la inconsciencia de una persona que al parecer en estado de ebriedad invadió un carril contrario impactando a otro auto, afortunadamente sin heridos graves pero si fuertes daños materiales, suceso que prendió los focos rojos al sistema de vigilancia de los accesos al Parque y de quienes hacen rondines de vigilancia en su interior.

Y en verdad que es preocupante que un ciudadano trasnochado,  irresponsable y alcoholizado ingrese en esas condiciones al Parque con un vehículo, pues lo que sólo fue un choque de dos autos pudo ser en verdad una tragedia con muertos y heridos.

Sin embargo, no creo que la solución sea prohibir el acceso en vehículo a todos los usuarios del Parque, cuando en general casi todos son bien portados y respetuosos de los señalamientos y los avisos restrictivos de velocidad. Eso sería como castigar o regañar a los que van a misa cada domingo por los feligreses descarriados que nunca acuden al Templo. Considero que sería más prudente incrementar la vigilancia en los accesos, aumentar la señalización y generar castigos más severos a quienes incumplan.

La propuesta de crear áreas de estacionamiento en el exterior del Parque es complicada por la falta de espacio, además de poco practica para los usuarios, teniendo tal vez que generar un transporte público interno para la movilización de los visitantes que muchas veces acuden bastante cargados para pasar un buen rato o celebrar algún cumpleaños. Insisto, que por un inadaptado social o ciudadano irresponsable no se castigue a los ciudadanos de bien, que somos mayoría. Que no nos pase como sucede en el Gobierno Federal con el criterio de que si en la obra del aeropuerto se sospecha de corrupción se suspende la obra, si en los programas de guarderías se sospecha de corrupción se suspende el programa, bajo esa lógica acabaremos cerrando el Parque. Apostémosle más a las campañas de educación vial y conciencia ciudadana.

En situación similar se encuentra la propuesta de poner “topes” en la vialidad del Rio de Santiago por los constantes accidentes de volcadura de autos muy marcadamente en la zona del monumento al Ángel de la Independencia, cuando la solución es mayor número de señaletica con restricciones de velocidad, arreglo de las fugas constantes de agua que tornan el pavimento muy resbaloso y una campaña intensa de conciencia ciudadana sobre los riesgos de conducir a exceso de velocidad y en lugar de topes tal vez unas franjas preventivas en las zonas detectadas con mayor riesgo, porque poner topes implicaría darle muerte al rio de Santiago como vialidad de flujo continuo y desahogo rápido. Repito, una buena campaña de educación vial y conciencia ciudadana que nos involucre a todos los potosinos, usuarios o no del rio, visitantes o no del Parque Tangamanga, vale la pena hacerle la lucha y pensar que podemos cambiar nuestros malos hábitos de manejar sin la menor precaución y a exceso de velocidad. Tampoco se vale que la autoridad actúe como si todos los ciudadanos fuéramos unos inconscientes e irresponsables.