¿La peor legislatura, está por venir?

Por: Don Pasquín

¡Diantres! Cuando creímos que no podría existir una legislatura peor que la anterior, la realidad nos sorprendió una vez más, la legislatura de la equidad de género, la legislatura de los servidores de la nación y sobre todo los diputados que no nos iban a fallar comenzaron mal y poco a poco han ido desmoronando el partido, pero más bien han desmoronado la confianza de los votantes que en cascada reiteraron el apoyo al Presidente Andrés Manuel López Obrador.

A menos de seis meses de labores de la actual legislatura del Estado, lo políticos novatos demostraron que les quedó muy grande el puesto, caso contrario a los políticos de siempre que apelando a sus múltiples experiencias políticas previas les dan la vuelta, en los temas que pregonaron los diputados de Morena durante campaña, no más no avanzaron, la reducción de sueldo fue a regaña dientes, el ahorro de 500 pesos por curul no representa una gran diferencia de su contra parte del ejecutivo estatal, las peleas por la Junta de Coordinación Política
(Jucopo), los enfrentamientos con enemigos imaginarios y las indirectas no pronostican un aire de buen cambio.

Además, las fracciones entre los diputados morenos o de “Juntos Haremos Historia”, son evidentes y casi a diario se confrontan entre si mismos, por un lado Paola Arreola y su pleito con Pedro Carrizales “Mijis”, Edson Quintanar qué pasó de ser el niño que empeño su saxofón por la causa política de Morena a ser el opulento diputado que se despacha con la cuchara grande con las dádivas del Congreso, sin duda otro perfil que se desmoronó ante un cañonazo de 105 mil pesos y poco a poco van apagando su luz en el congreso.

Mario Lárraga quien carga con su propia tumba con su actitud y carácter que no pone en duda su presunta acusación de acoso, el perfil de Alejandra Valdés Martínez, quien no tiene definidas sus prioridades legislativas pues a pesar de que se asesora de Paul Ibarra Collazo, activista de la Comunidad LGTB en San Luis, no se ha dedicado a los temas que llevan años en la congeladora legislativa y pues de lo del transporte mejor ni hablamos.

Sobre el presunto víctima de un atentado, que a voces de muchos es ficticio, Pedro Carrizales Becerra “El Mijis” el chavo banda de papel, al que le debían tener miedo por su pasado, resultó ser pura pose, pues al brotar los problemas que arrastraba de tiempo atrás sobre el fraude de paracaidistas, terminó por hacerse el refugiado político en la Ciudad de México ¡Haga usted favor! y en esa tesitura aprovecha los reflectores nacionales para posicionarse políticamente en los medios de comunicación, chance en una de esas encabezar los próximos esfuerzos del gobierno para pacificar México y por qué no ser un funcionario federal terminando su periodo en el Congreso del Estado.

Sin duda el fuego amigo legislativo terminará por minar sus intenciones transformadoras, que aprovecharán sus adversarios políticos para pararse el cuello con la ciudadanía de que ellos si trabajan, pero lejos de generar buena imagen se alejan del ciudadano con comentarios de Beatriz Benavente contra Carrizales, dudando de la veracidad de los ataques cuestionando sus amistades, al igual que la diputada Sonia Mendoza quien pide sanciones económicas para el diputado “Mijis”, por hacerse el enfermo y largarse a la CDMX.

Y por si algo le faltara a las aspiraciones transformadoras llego al quite un Consejo Consultivo Estatal de Morena que se dice “Ciudadano” encabezado por Urenda Quletzu Navarro catedrática de la UASLP y activista por las mujeres en la entidad potosina, que a moneda de cambio por el golpeteo político acomoda a su esposo en posiciones en el Ceepac y el INE, jugando en los dos bandos el democrático y el político, pues queda dentro de la integración Morenista como activista mientras que por el otro lado juega al demócrata cambiando sus fichas de golpeteo por posiciones que le benefician directamente, ¡Bueno! Eso parece.

Y otro tema de esos, con mucha tela de donde cortará hablar del escándalo de Gabino Morales resultaría por demás seguir ahondando en el mismo, pues quedó claro que el espaldarazo esta dado por el presidente y seguirá jugando al anonimato en lo que se calman las aguas, que además hablan de más compañeros hombres dentro del partido que han sufrido cierto tipo de acoso, de que por miedo al que dirán o al escrutinio público se han guardado sus testimonios y quien sabe si a futuro salgan más casos como el que sacudió a quienes ostentan el poder en la cúpula del partido de la “cuarta transformación”.

Como ya se había dicho se acercan tiempos difíciles con las pugnas de las tribus políticas que imperan en esta cúpula, que más bien parece una burbuja a punto de reventar, pues hasta la diputada federal Veloz anda buscando agua para su molino de la mano de Paloma Aguilar, quien por cierto y con respeto no gana ni en las canicas un buen hueso, y que en su tan destacada vida pre-morena no termina de cuajar entre los votantes, quien sabe si quepa en una delegación federal, pues a pesar de haber cursado la licenciatura en derecho no se ha titulado, quién sabe si a pesar de esto la impongan en una delegación federal de esas que permanecen acéfalas.

La Jiribilla:

El Tekmol ya no debe de bailar tanto de alegría, pues en las distintas dependencias del estado se han comenzado a girar instrucciones precisas para recabar datos, desde el ámbito fiscal hasta el electoral, ya le requirieron documentación al INE sobre sus actividades políticas y su financiamiento, quien sabe si en una de esas llegue a la sombra de los barrotes y termine siendo el denunciante de corrupción que culmina siendo apresado por sus aliados a conveniencia y que ahora le guardan distancia.