Esta es la cara de la Capital que presenta Xaviercito Nava a los turistas de Semana Santa

Por: Marco A.Mena

Esta es la cara que brindará la Capital potosina a los turistas durante la temporada de Semana Santa y Semana de Pascua, calles maltratadas, baches, drenajes colapsados, colonias sin gota de agua, basura y lo peor la «ciudad de los Jardines» pero muy descuidados.

Ya es por demás la irresponsabilidad y soberbia que mantiene el alcalde «Xaviercito» Nada, perdón Nava, en materia de servicios municipales.

Eso si… Ya se establecieron retenes antialcohol, la policía vial y los encargados de parquímetros están a la orden del día, aunque mencionaron que sin fines recaudatorios, vaya usted a saber a donde llegan esos recursos.

En materia de seguridad, hasta la iglesia reprobó el no actuar de la Dirección General de Seguridad, sobre todo en la prevención, cuando las estadísticas muestran el alza en índices de criminalidad.

En estas gráficas podemos ver lo descuidado que está el primer cuadro de la ciudad, el Centro Histórico.

Alcantarillas rotas, baches, basura, jardines descuidados y muchos más desperfectos que son materia de omisión de la actual administración capitalina.

Ahora en San Luis Potosí el apellido Nava, dejó de ser sinónimo de lucha, ahora es sinónimo de «nada», pues esto es lo que ha hecho la administración capitalina por los ciudadanos potosinos.

Es de pensar que la gente votó por un sujeto sin identidad política, sin experiencia, sin carísima, sin propuestas, sin identidad y sin nada solo un apellido que ha manchado con su falta de acción hacia la ciudadanía.

Es lamentable que, la ciudadanía ni agua tiene para sus necesidades básicas, una ciudad en caos por la falta de acuerdos de movilidad, corrupción en sus cuerpos policiacos y un gabinete que le preocupa más salir en las fotografías de los medios de comunicación o simplemente en fiestas y eventos sociales donde pueden demostrar su nivel socioeconómico, mientras la pobreza crece cada día más en las periferias.

La administración municipal continúa buscando culpables, en lugar de accionar por los potosinos.

Por último usted tiene la última palabra, que la historia y el recuerdo social cobre la factura a los servidores que han dado la espalda a su gente.