Jóvenes y niños nutrirán trabajo legislativo local

San Luis Potosí, SLP.- Al participar en la entrega de resultados de la Consulta Infantil y Juvenil 2018 organizada por el Instituto Nacional Electoral (INE), la presidenta de la Directiva diputada Sonia Mendoza Díaz dijo que el Poder Legislativo asumirá el compromiso de nutrir sus iniciativas con los temas expuestos por las niñas, niños y adolescentes.

“Es muy importante enterarnos de la evaluación que hicieron en la consulta respecto de diversos temas, que tienen que ver con política, bullying, violencia intrafamiliar y otros”, aseguró durante su intervención en la presentación a cargo del consejero general del INE Marco Antonio Baños, evento al que asistió el gobernador Juan Manuel Carreras, el presidente del Poder Judicial Juan Paulo Almazán y representantes de organismos electorales.

“La Consulta es un logro de avanzada que deriva del reconocimiento de un bloque constitucional de derechos que se alimenta de instrumentos internacionales como lo son la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Pacto de Derechos Civiles y Políticos; donde además la participación de los niños, niñas y adolescentes está prevista en la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989”.

Dijo que “la participación es un derecho humano civil y político al que todas las personas deben tener acceso con independencia de su edad, de allí la importancia que representa tanto en el ámbito social como el político de que niños y niñas sean tomados en cuenta en la toma de decisiones públicas a través de una consulta que tuvo a bien realizar este Instituto Electoral”.

La diputada Sonia Mendoza señaló que “quienes tomamos las decisiones públicas tenemos no solo la necesidad sino la obligación de impulsar la participación de la infancia pues es así como se va generando ciudadanía encaminada hacia las visiones gubernamentales, pues los Estados deben garantizar que los niños estén en condiciones de formarse un juicio propio, así como el reconocimiento del derecho a expresar libremente su opinión sobre las situaciones que les afecten, tomándose en cuenta sus opiniones en función de su edad y madurez”.

Puntualizó que “para construir la democracia se requiere de la confianza y la competencia para participar y éstas se adquieren gradualmente, con la práctica. La participación en el ámbito público no solo es un derecho sino una responsabilidad, ya que implica compartir las decisiones que afectan a la vida propia y a la vida de la comunidad en la cual se vive”.