Con saludos al empleado de la Plaza México… José Mauricio calla bocas al ser triunfador en la última de Feria en #SLP

Por primera vez en lo que llevo de ejercer esta bella profesión me voy a dar permiso de escribir algo que he traído atorado en el pecho desde hace mucho tiempo.

YA BASTA… YA BASTA, que uno o dos tipos se sientan dueños de la verdad y de la fiesta de toros y que esos mismos sujetos sean los que bloqueen, tapen, quiten de carteles y humillen a los toreros.

Caso concreto de un empleado de la Monumental Plaza de Toros México, quien ahora se tendrá que tragar su tonto orgullo y reconocer que en José Mauricio hay un torero importante que está tapando bocas con las orejas y que justo es se le haga ya un lugar en el coso más grande del mundo.

Es tiempo de que ese empleado y varios empresarios se dejen de sentir lo que no son… pues no olvidemos que esto se trata de cortar orejas y José Mauricio lo ha hecho… ¿Ahora qué cachetada o qué pretexto agarrarán para no ponerlo?

Por último, y para que no se hagan bolas… quiero dejarles algo muy en claro… yo soy el responsable único de lo que aquí he expresado…

Everardo González Castanedo

EL FESTEJO

Ante una muy buena entrada en la plaza de Toros Fermín Rivera-El Paseo, lleno en sol y más de media en sombra, se dio la última corrida de toros de la Feria Nacional Potosina, en donde José Mauricio cortó dos orejas, al igual que Fermín Rivera, el rejoneador Santiago Zendejas una, Fermín Espinoza se fue con las manos vacías ante un buen encierro de “Las Huertas”.

Abrió plaza el rejoneador Santiago Zendejas con el toro “Canicas” de 490 kilos, un toro complicado al que el Querétaro le colocó dos rejones, para después dejar cinco banderillas en buen sitio, destacando la quinta al “violín”, colocó una sexta banderilla con la misma suerte, pero en esta ocasión quedó muy caída. Puso dos banderillas cortas sin conectar con el público. Mató de una estocada caída. El juez le dio una oreja.

Mención aparte merecen los forcados potosinos que que realizaron una soberbia pega que les mereció una más que sonora ovación. Sin duda se lució el cabo Alejandro González Bautista “Charrito”.

Fermín Rivera con el primero de la lidia ordinaria, “Tanita” de 510 kilos toreó con gran clase a la verónica, para después quitar por saltilleras. Con la muleta realizó una faena de clase como acostumbra, el toro vino a menos, dejó una buena estocada, pero el toro tardó en doblar, volvió a entrar a matar señaló un pinchazo antes de dejar una entera, el toro se amorcillo y de un golpe de descabello despachó al de “Las Huertas”, escuchó un aviso.

Como cuarto de la noche en la lidia ordinaria salió “Filemón” de 502 kilos, Fermín Rivera lo paso inédito de capa. Con la muleta Fermín realizó una faena de muy buena calidad, ante un toro que no embestía y pese a ellos el torero logró ligar muletazos que entusiasmaron a la afición y como mató de una buena estocada el juez le concedió una oreja.

Con el toro de regalo lució con chicuelinas y después con un quite por revoleras. Con la muleta Fermín Rivera se explayó al realizar una faena de arte y sentimiento ante un muy bien toro de “Las Huertas” que al final, aunque terminó un poco distraído se prestó para que el torero del barrio de San Miguelito le bordará el toreó. Una estocada casi completa, fue el colofón para que se le otorgará la oreja, pese a que el toro tardó en doblar, lo que también le valió un aviso.

Con el tercero de la noche y segundo de la lidia ordinaria, “Talibán” de 560 kilos José Mauricio lo recibió de buena forma con el capote al torear de verónica y después por gaoneras. Después con la muleta realizó una faena de altos vuelos ante un gran toro que embistió bien por ambos lados, lamentablemente, lo mató mal y se despidió entre ovación del público.

“Doctor” de 492 kilos fue su segundo, con el cual lució su variado repertorio de capa al torear a la verónica y mandiles, rematando con un manguerazo, después lució con las chicuelinas y una revolera. Después de eso vino la faena que sin duda encumbra al avecindado en San Luis Potosí, ya que ante un toro bravo que realizó una gran faena que culminó con tres cuartos de estoque y que le valió las dos orejas. Al juez de plaza le paso noche el arrastre lento al toro.

Fermín Espinoza “Armillita” se enfrentó a “Goryote” de 504 kilos y que desde el inicio mostró indicios de querer embestir poco, el hidrocálido buscó hacer faena sin resultados positivos, mató de pinchazo y estocada.

Ante “Bostezo” de 462 kilos, Fermín Espinoza poco pudo hacer con la capa, con la muleta pese a estar voluntarioso no logró cuajar la faena que deseaba y lo despachó de tres pinchazos y una estocada caída, entró de nueva cuenta matar y dejo una estocada en buen sitio, se retiró entre palmas.