Díganle al funesto Alejandro Leal Tovías que no es Zacatecas, ni Guanajuato… Díganle que robaron relaciones exteriores en Rioverde

Rioverde, S.L.P.- La delincuencia con licencia y sin ella se han apoderado de las calles de Rioverde, en las narices del alcalde José Ramón Torres, quien en cuero años se ha convertido en la persona menos querida de su municipio, además bajo el amparo del gris y funesto Alejandro Leal Tovías, secretario general de Gobierno del Estado, quien asegura que el Estado es seguro, que la violencia es porque se colinda con estados peligrosos como Zacatecas y Guanajuato.

Amantes de lo ajeno, con toda tranquilidad y con la certeza de que no hay vigilancia, entraron a las oficinas de Relaciones Exteriores y a la escuela Club de Leones. Oficialmente Rioverde se convirtió en tierra de malandros.

La falta de voz de mando de Ramón Torres ha provocado la crisis de inseguridad de la que sólo se salva el alcalde y sus cercanos, el resto de la población sufre las de Caín, pues no hay policías que vigilen ni prevengan el delito y cuando se aparecen, es para extorsionar y robar.

Se dice que sujetos entraron por la madrugada a la sede de las oficinas de Relaciones Exteriores ubicadas en la Plaza Santa Elena, en el primer cuadro de Rioverde, buscaron, trasculcaron, seleccionaron y se llevaron lo que les gustó, lo que les pareció de valor, lo que pudieron. Con la tranquilidad con que entraron, salieron, ni un solo policía se les cruzó por enfrente, todos dormían en sus casas.

Los habitantes de Rioverde no ven la hora en que Ramón Torres y su inútil grupo de colaboradores se vayan.