Nava, sus patrullas, y las cuentas que no da a conocer

Por: Elde Negro

En la primera quincena de septiembre el alcalde Xavier Nava entregó más de 150 unidades a la Dirección General de Seguridad Pública Municipal (DGSPM) y desde ese día la criminalidad no ha disminuido, al contrario, pareciera que entre más patrullas los delincuentes se sienten más seguros y no han bajado el ritmo en contra de la paz social del municipio, pero bueno, eso para el jefe del ayuntamiento parece no ser importante. Lo que sí es que a quince días aproximadamente de que los agentes municipales ya están “bien equipados”, es correcto hacer un análisis del costo real de las patrullas.

De acuerdo con datos proporcionados por el ayuntamiento, el costo de la operación contractual de arrendamiento sería de 112 millones 285 mil 448 pesos. Esto, a pesar de que es una cifra importante para las raquíticas finanzas municipales alimentadas con dinero de los potosinos, el gasto real de los vehículos se dispara por diversas razones:

A la cifra inicial hay que aumentarle por cada unidad pickup alrededor de 14 mil pesos, porque sería una irresponsabilidad mandar a patrullar las unidades sin un seguro de responsabilidad civil; además de otros siete mil pesos, considerando dichos costos como precio de flotilla que otorgue alguna compañía aseguradora. Es decir, hay que sumarle de entrada dos millones 128 mil pesos por los 24 meses que duraría el arrendamiento.

Además, hay que aumentarle el costo del plaqueo para que las unidades puedan circular y ejercer sus labores de vigilancia en estricto apego a la normatividad. Gasto por ahora desconocido en razón del desconocimiento en torno a si el contrato de arrendamiento considera proporcionar los vehículos con placas y documentación en regla.

Las unidades no se moverían sin combustible y sería un pretexto irrisorio del alcalde tener las unidades paradas so pretexto de optimizar el ahorro de combustible, sin embargo no se puede pasar por alto que está administración se ha caracterizado por ser muy ahorrativa al afirmar que en unos cuantos meses disminuyó casi el 50 por ciento de la deuda heredada por sus antecesores.

Considerando que las unidades pick up en general y de acuerdo a sus características propias poseen un tanque de 70 litros de gasolina, y los sedan de 40 litros. Para efectuar una adecuada labor de vigilancia en las colonias conflictivas y realizar labores de prevención, mínimamente cada unidad requerirá dos tanques a la semana, esto es en dinero, aproximadamente tres mil pesos para las pick up, mil 400 para los sedan y 300 pesos para las motocicletas y cuadrunners.

Cerrando números, esto sería, más o menos: 56 unidades Pickup con un gasto de 168 mil pesos, 40 sedan 56 mil pesos, 37 motocicletas con 11 mil pesos y 20 cuadrunners con seis mil pesos, todos por semana y en precios aproximados. Estas cifras dan un cálculo de aproximadamente 964 mil 400 pesos al mes por concepto de consumo de combustible. En 24 meses de arrendamiento al cifra rondaría los 23 millones de pesos.

Entonces, a reserva de que el ayuntamiento confirme números, generaría un gasto cercano a los 140 millones de pesos, sin embargo, tal y como lo han demostrado estas casi tres semanas desde que fueron entregadas las patrullas, tener muchas unidades no garantiza la seguridad. Para abatir los índices delincuenciales se tiene que echar mano de otras herramientas tecnológicas, capacitación y mejores salarios para el personal.

Los hechos a la vista demuestran que esto que hizo el ayuntamiento no es otra cosa más que un despilfarro y endosar al ayuntamiento una obligación de pago que se traduce en deuda pública, sobre todo porque al término de la administración todo volverá a ser igual, una DGSPM con pura chatarra.

Lo invitamos a hacer un ejercicio muy sencillo… circule 20 minutos por la Capital y díganos cuántas de las nuevas y flamantes patrullas usted ve…