«México está cansado de violencia, urge un estado fuerte ante la delincuencia, es lamentable el caso Le Baron» Juan Jesús Priego

San Luis Potosí, SLP.- El Vocero del Arzobispado José de Jesús Priego rivera, Lamentó la violencia que se vive en todo México, principalmente en el caso de la familia Le´Barón quienes fueron acribillados por un comando armado en Chihuahua, por otra parte el caso del sacerdote que fue atacado con una arma punzocortante en Tamasopo, exhortando al gobierno federal a buscar la firmeza para acabar con la delincuencia.

“Se están perdiendo los sentimientos humanos, quién hizo eso, es una noticia que tuvo una repercusión mundial que nos coloca mal ante los demás países, no concederemos el año que pidió el presidente, esto tiene que ser ya cada año son 30 mil muertes en promedio, no es cuestión de tiempo es cuestión de vidas, México está hecho un polvorín”.

El sacerdote indicó que el problema del presidente es que cree que todo es golpeteo político, la sociedad y la iglesia no está en contra de la iglesia, mencionó que todos quieren que se acabe la delincuencia, que se necesita un estado fuerte que haga frente a la delincuencia y no su renuncia, no más muertes pidió que es urgente se esclarezca este hecho.

Por otra parte, sobre el caso del sacerdote atacado en la comunidad de Tambaca, en el municipio de Tamasopo, Miguel Camacho Méndez, externó que es muy lamentable que esto también suceda, informó que será el obispado de Ciudad Valles quien realice las denuncias correspondientes.

Destacó que el sacerdote Miguel está fuera de peligro, aunque delicado, las cuchilladas no tocaron órganos vitales y se espera este con su total salud pronto.

La comunidad logró atrapar a uno de tres atacantes, No se pedirá reforzamiento de la seguridad en templos católicos ya que es la violencia que se vive en el Estado y el País, y esto es un hecho aislado, y no debe haber privilegios entre la sociedad, pues la comunidad cristiana son también ciudadanos.

Por último, agregó que las autoridades deben actuar con mayor prontitud o habrá más hechos de sangre como linchamientos, los cuales no son justificables, pero es la misma necesidad de la sociedad por la búsqueda de justicia.