¡Justicia para Karla!… Se gana una batalla contra la impunidad y el olvido.

POR: Ángel Castillo Torres 

Renace la esperanza para la familia de Karla Pontigo Lucciotto,  aquella desdichada estudiante que murió en condiciones dudosas en el antro “Play” un 28 de octubre de 2012.

Luego de 7 años de caminar por los viciados laberintos de las instituciones que deberían procurar e impartir justicia, los familiares y organizaciones de la sociedad civil que presionaron para que éste caso se revisara con protocolos de feminicidio y no como un simple accidente han ganado una batalla contra la impunidad y el olvido. Su victoria es un triunfo de la dignidad y un ejemplo de firmeza y amor, sobre todo de la madre de Karla, la señora Esperanza Lucciotto, quien con su dolor a cuestas nunca dejo de exigir justicia y exhibir los engaños de las autoridades locales.

Afortunadamente el pasado miércoles 13 de octubre la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió por unanimidad que se reabra el caso ya que hay fundadas dudas de que en esta tragedia se torció la ley.

Ahora empieza a hacerse evidente una red de complicidades y negligencias que hicieron posible esta infamia en tiempos del gobernador Fernando Toranzo. Las mayores sospechas recaen sobre la Procuraduría de Justicia del estado, en ese entonces a cargo de Miguel Ángel García Covarrubias. Está autoridad resolvió en su momento que todo había sido un accidente; que Karla chocó contra una puerta de cristal y se ocasionó «accidentalmente» las lecciones que provocaron su muerte.

Ante este superficial diagnóstico, organizaciones de la sociedad civil como la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho (FJEDD) se inconformaron y pudieron comprobar que en la necropsia practicada a la joven el día de los hechos, existían al menos 11 tipos de lesiones exteriores, entre ellas lesiones en genitales, un ojo, labios y cráneo, así como diversas lesiones punzocortantes. Así que la versión oficial de la Procuraduría resultaba inaceptable y absurda. Por esta razón los familiares de Karla apoyados en organizaciones de la sociedad civil acudieron a instituciones como Amnistía Internacional para denunciar el atropello.  Pidieron adicionalmente que la Suprema Corte de Justicia de la Nación revisara el caso. Con sensibilidad y compromiso con las víctimas la Corte atendió el reclamo y hace unos días dictaminó que hay materia para volver a reabrir el expediente de Karla.

La sentencia de la Corte ordena que se vuelvan a iniciar las investigaciones desde cero y que se realicen con un una perspectiva de género. Al mismo tiempo el máximo Tribunal abre la posibilidad de que se finquen responsabilidades administrativas y penales a aquellas autoridades que por acción u omisión participaron en la fraudulenta investigación del 2012. Son varios los exfuncionarios del gobierno torancista que a partir de ahora perderán el sueño. Al reabrirse el caso irán surgiendo nombres y detalles de esta tenebrosa trama.

Por otro lado hay alegría y esperanza en familiares y amigos de la familia Pontigo Lucciotto. Esperan que esta vez las cosas se hagan bien, sin complicidades, ni sesgos. El caso ha alcanzado gran resonancia por lo que a partir de ahora será muy vigilado por los medios de comunicación y la sociedad. Se espera verdad y justicia.

Al respecto el Fiscal General del estado, Federico Garza, ha manifestado que en cuanto sea notificado acatará en todo sus términos el veredicto de la Corte. Ha anunciado también que incluso se nombrará a un fiscal especial para que atienda este controvertido asunto.

A dos años de su fundación, la nueva Fiscalía del estado tiene en sus manos la invaluable oportunidad de demostrar que vivimos en un Estado Democrático de Derecho y que los familiares de Karla Pontigo,  luego del calvario que han vivido y que las ha re victimizado durante 7 años, finalmente podrán recibir justicia.

-