Año nuevo, las mismas tragicomedias potosinas… al alcaldete Xavier Nava no le da para más la cavidad craneoencefálica

Por: Everardo González Castanedo

Luego de pasar una temporada en que la mayoría se divierte de lo lindo con las fiestas decembrinas, los parabienes, regalos y deseos de un año venidero mejor, nos encontramos con un inicio de año, para variar, manchado de sangre y delincuencia que al parecer han hecho de San Luis Potosí su casa preferida sin que hasta el momento nadie tenga los arrestos necesarios para ponerle un alto al que ya es miedo colectivo de ser asaltado, asesinado, violado, desaparecido, descuartizado y demás linduras que ocurren en esta tierra.

Pero vamos, no es que la delincuencia organizada y la aficionada la tenga con San Luis, es simplemente que se le ha permitido inundar cualquier rincón del estado. Y preguntará usted ¿quién o quiénes son los culpables de tan escabroso asunto? Fácil, los que presuntamente se encuentran en puestos para evitar la delincuencia.

Vámonos por partes. Desde Palacio de Gobierno, pasando por la Secretaría de Seguridad, la Secretaría General, hasta llegar al Palacio Municipal, con sus demás direcciones, se avientan la pelotita en un enfermizo juego de declaraciones en el que se culpan entre sí (con bonitas palabras, claro) de la inseguridad en el estado, es más, usan una muletilla divertidísima que a todos nos hace hacernos pipí de lo linda que es: en San Luis estamos mejor que en otros estados.

Chan chan chaaaan ¡escúchelos! ¡Y nosotros sospechando que todo iba mal cuando en realidad estamos en la gloria porque aquí no matan ni roban tanto como en otros estados! Hemos de haber quedado como estúpidos al tratar de culpar a nuestras abnegadas autoridades con nuestra sospechosidad. Disculparán ustedes mi francés, pero… que pendejos.

En el Palacio Municipal, alias el Fifi Cuartel, tenemos a un verdadero personaje de caricatura, un tal Xavier Nada, digo Nava, que hace palidecer a Chuky el muñeco diabólico, con sus travesuras.

De dicho sujeto se ha hablado mucho: que no sirve para nada, que es un fifí, que quiere ser gobernador, que trae las finanzas de cabeza con un equipo que malversa de lo lindo, que si tiene más personalidad una cuchara de merendero de mercado, que si pa’ allá y que sí pa’ acá. Es decir, tenemos que entender que el señor es un mequetrefe y que bueno, no va a cambiar. Resignación le dicen.

Bajo su “mando” (así, con comillas para que se entienda) hay otro tipo de sujetos que se han encaramado en la carrera por ver quién es más mediocre. En el tema que nos ocupa y que más nos preocupa, en el de la seguridad, tenemos como líder a un enorme sujeto (de cuerpo nomás) conocido como Edgar Oswaldo ‘El Inútil’ Jiménez Arcadia, asegún dice él, capitán retirado del Ejército.

Este cuate, bajo la consigna de dizque saber qué hace, pues hace como que hace, pero en realidad nada hace, excepto hacerse el desentendido. Diariamente se le ve yendo a juntas y más juntas, pero en la práctica, nanais.

Eso sí, ha diseñado planes “estratégicos” con claras miras a la recaudación aliás jódanse los pobres y sálvense los ricos. Peor aún, y aquí viene lo feo, ha iniciado una campaña ordenada directamente por su jefecito, el alcaldete Nada, digo Nava, para acosar, intimidar y agredir a los periodistas “no cómodos” para su jefe, nosotros, por ejemplo, y mire que no es por chismear, sino por mera precaución, hemos sido objeto de amenazas e incluso, de violencia al sernos aventados vehículos oficiales cuando cubrimos hechos de sangre en la ciudad (ya ve que ni hay).

En la última de los elementos ordenados por el inútil de Arcadia, se nos trató de intimidar al exigirnos a gritos que nos alejáramos de la escena de un asesinato aún con que con todo respeto a la ley, no estábamos invadiendo, ni traspasando la línea policiaca. Así nomás, por sus calzones, cosa curiosa, a medios que no “molestan” a Xavi Nada, digo Nava, ni quien los pelara… O quizá porque los beodos oficialetes, estaban contaminando la escena del crímen, ellos y además de permitir que una mujer llorara arriba del ejecutado.

Ojo alcaldete Nava e inútil Arcadia, en este medio contamos con medidas de protección federal ante amenazas y abuso a periodistas –quienes por cierto no las cumplen, pero al menos en el papel están ordenadas-. Que quede claro, nuestra labor es informar y no ser impedidos al hecho.

Pero bueno, no nos pongamos sentimentales, sigamos con lo divertido ¿A poco creé usted estimado lector que el aldete Nava y  el inútil de Jiménez Arcadia se mandan solos? Pues no, ni por asomo.

Al alcaldete Nava, desde luego, lo manejan a su antojo los empresarios y desde Palacio de Gobierno, el pobre, que tanto alega ser un alcalde comprometido, pues no le queda otra más que obedecer porque no le da para más la cavidad craneoencefálica.

Por su lado, el inútil de Arcadia, ‘paladín de la justicia municipal’, no obedece más que a quien lo puso en ese puesto, luego de pasar lloriqueando meses en las oficinas de la DGSPE, sí, su único jefe resulta ser el mismísimo titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, el fabuloso, el único, el risueño y siempre presente en cualquier fiesta, comisario Jaime ‘Pinocho’ Pineda Arteaga, el mero mero de la SSPE (bueno, eso dice él).

Porque ¿a poco cree usted que en la Secretaría de Seguridad no andan bailando los diablos? Créame, al interior de las modernas y lujosas instalaciones que tiene ahora la secretaría (de las que Jaime Pineda jura y perjura que son obra suya cuando todos saben que el proyecto nació y creció mucho antes de que se sentara en su sillota el ahora secretario), bueno, en ese edificio tan bonito, accesible sólo para los privilegiados en tours que el mismo secretario da en persona a los bien nacidos y no al pueblo, fuchi fuchi, ahí merito, las cosas van de mal en peor.

Déjeme le pongo en contexto. Al arribar, Pineda llegó con un séquito de colaboradores, mismos que puso aquí y allá para dirigir los futuros de la secretaría.

Hoy en día, la mayoría de ellos, entre los que podemos contar al ex director de la DGSPE un tal Raúl Alanís, al director del sistema penitenciario, un tal licenciado Vargas y a otros colaboradores, pues resulta que los chisparon por “ordenes de arriba”. Vaya.

Cuentan los conocedores, que esto de las órdenes de arriba viene siendo como una burla, porque más que arriba, todo esto viene de abajo, de un tal licenciado David Javier Baeza Tello, coordinador de Control y Gestión, quien es el que tiene atorado al secretario de seguridad (vaya usted a saber con qué) y que se dedica a mandar, hacer y deshacer a su antojo mientras ‘Pinocho’ Pineda se queda con las glorias (y golpes).

¿Pero quién diantres es este torvo sujeto que tiene embaucada a la Secretaría de seguridad y por ende, al Estado? Nadie sabe mucho de él, sólo que fue traído por ‘Pinocho’ Pineda desde la Federal, donde el tal Baeza Tello no salió muy bien librado.

Este sujeto ha iniciado una guerra intestina en la que ya varias cabezas han rodado mientras que por otro lado, llena de alabanzas a un secretario al que le encanta ser aplaudido.

¿Recuerda usted este asunto recién explotado de los jubilados policías que tomaron el Edificio de Seguridad? pues vaya, el tal Baeza Tello es uno de los principales causantes del fuerte dolor de cabeza que ha sufrido el mero mero del Estado, el gobernador Carreras, a quién dicen, ya le está colmando el plato la actuación de este torvo sujeto y ahora sí, desde arriba, pedirá su cabeza.

Mientras tanto, estimado lector, usted no se preocupe, digo, sino se preocupan ellos pues menos nosotros. El tal Baeza Tello, junto con su “amiga” (una secretaria hija de otro mando de dicha secretaría) seguirán disfrutando de lo lindo en lo que el Gobernador hace fuerza para destituirlos, aunque claro, ánimas también se vayan el secretario Pineda y el “director” Landeros, de la DGSPE, quien ni picha ni cacha ni deja batear, y que sólo se dedica, dicen, a comer y dormir en el interior de su oficina. Chale, hasta estaba mejor Alanís y más cuando llegaba a las oficinas disfrazado de chopper, mostrando la musculatura que Dios le dio.

Pero bueno, ya para terminar la primera parte de este análisis de la seguridad en San Luis y sus responsables, no podemos dejar de lado a los habitantes de la Casa Grande, el mismísimo Palacio de Gobierno, de donde se toman las decisiones, los aciertos y los errores, aunque caros le han salido a Juan Manuel Carreras, que si bien inició con la mejor intención, gracias a sus ineptos colaboradores se ha labrado un nombre como uno de los gobernadores más sometidos por sus segundos.

Desde las alturas de dicho palacio, Carreras López, como aquel Nerón, toca el violín mientras la ciudad arde, y es que claro, con la ayuda inútil y malos consejos del gris y funesto Alejandro ‘Caco’ Leal.

Lo único cierto, estimado lector, es que los potosinos estamos hartos, dolidos, traicionados, embaucados por presuntos gobernantes que no hacen más que destruir el poco avance del estado mientras se la viven cacareando que estamos mejor que en el Olimpo.

Mientras tanto los baches, falta de agua, infraestructura, delincuencia al por mayor y ojo,  fuga de capitales, siguen siendo el diario de la entidad.

Triste inicio de año para un estado que no merece este destino.

PD1 Le recuerdo que ni me drogo, ni tomo, ni fumo, ni pertenezco a algún grupo delincuencial, incluyendo el gubernamental

PD2 Como periodista, sigo siendo amenazado cada día por decir lo que otros callan y nuevamente le digo al Funesto ‘Caco’ Leal, al Federalete Jaime ‘Pinocho’ Pineda y al inútil de Edgar Jiménez Arcadia que solo muerto me van a callar, mientras no… por cierto, Jaime ‘Pinocho’ Pineda ya se está poniendo más fácil, pues pese a contar con una orden federal, el tipo ha retirado la custodia, dando una muestra clara que la orden de un juez federal, para él no sirve de nada…

Al tiempo y al resultado Jaimito…

Con gusto respondo: @Srdeportes

Amparamos este artículo en el Artículo Sexto Constitucional.